lunes, julio 03, 2017

Carlos Rodriguez, el hombre de media cabeza


Carlos Rodriguez, natural de Miami, EEUU, era un tipo normal, aunque no lo suficiente pues un día tuvo la desastrosa idea de conducir su coche bajo los efectos del alcohol y de la droga. Fruto de esa mala combinación tuvo un accidente que lo catapultó cual bala humana a través del cristal de su coche un total de 25 metros. Cualquier rasguño, hematoma o contusión tuvo que ser una nimiedad en comparación con el impresionante traumatismo craneoencefálico que sufrió por el golpe. No tengo datos exactos de los gramos de cerebro, tejidos y cráneo que le sacaron para salvar su vida pero lo cierto es que es sorprendente que quedándole solo la mitad de su capacidad craneal intacta este hombre no solo siga vivo sino que para colmo mantenga sus capacidades motoras intactas. De sus capacidades mentales no puedo hablar pues como he dejado claro, de un tipo que se estrella con su coche drogado y borracho es difícil saber si antes del accidente lo tenía todo en orden en su cabeza. Sin embargo no fue esta detención la que lo catapultó, esta vez, a la fama. La entrada en el estrellato de Internet vino de su segundo arresto, cuando fue detenido por solicitar servicios sexuales a una prostituta que resultó ser una policía disfrazada en acto de servicio (policial).



Halfy, como se le conoce hoy en día, se hizo famoso por la filtración de las fotos de su ficha. Con posterioridad intentaría aprovechar la inmerecida fama para abrir un canal de YouTube desde el que, entre calada y calada de marihuana, aconseja a los jóvenes alejarse de las drogas. También habla de sus preferencias sexuales entre las que me figuro que están las prostitutas de la calle.


Personalmente creo que podría haberse hecho un lugar muy grande en YouTube si hubiera subido algún vídeo más o al menos con más sentido. Pero en fin, como ya he dicho no sabemos si su florida genialidad es anterior al vaciado craneal, si fue resultado de este o una combinación de ambos.

Aquí su cochambroso único vídeo:

No hay comentarios: