jueves, junio 29, 2017

Anatidaefobia, el terror a ser mirado por un pato


De todas las extrañas fobias que pueblan las consultas y las publicaciones psiquiátricas una de las más extrañas es la anatidaefobia. ¿De qué trata? Este extraño problema aqueja a toda persona que siente un irrefrenable temor a ser mirado por un pato.

Sí, como lo acabas de leer, esto existe y no es ni un mito ni un bulo ni una broma mía.

Las personas que sufren de este rarísimo problema suelen mantener un temor que persiste posteriormente al momento en que fueron mirados por un pato. Cuando la causa de su temor acabó, siguen padeciendo una irrefrenable inquietud ante la posibilidad de que algún pato le esté mirando sin darse cuenta o incluso a que tras mirarle pueda tomar alguna iniciativa tal como atacarle.



Desconozco si tal temor puede extenderse a ocas, gansos o cisnes y, de no hacerlo, no entiendo la razón de que no les sea extensibles a esas otras especies. A mi personalmente hay pocas aves que me den cierto miedo. Recuerdo que una vez espanté a unas gaviotas que querían quitarme la comida y una de ellas abrió sus alas y se me encaró, lo cual me hizo tenerle un poco de desconfianza a esas aves. Sin embargo, quienes padecen anatidaefobia, no parecen tener necesariamente ningún hecho traumático como origen de sus miedos.



En el siguiente link puedes encontrar información más específica sobre la anatidaefobia, en concreto se trata de una página especializada en psicología. Así verás que esta dolencia es real.

No hay comentarios: