sábado, noviembre 05, 2016

La moda nauseabunda de los homúnculos


Algunos adolescentes esperan encontrarse algo así tras correrse dentro de un huevo de gallina.

Desde hace poco se ha estado difundiendo una nueva moda en Internet, la moda de crear un homúnculo en casa con materiales asequibles. ¿Qué es un homúnculo? Según la Wikipedia un homúnculo es un hombrecillo, o al menos su traducción del latín, homunculus, lo describe como una versión pequeña de un ser humano. Se trataría, por tanto, de una réplica humana, de una creación humana, el acto de engendrar a algo parecido a un nuevo ser humano de un modo artificial. Y digo bien, no se trataría de un ser humano con todos sus atributos sino de una versión que dejaría mucho que desear. 


Así es, los colombianos hacen tutoriales de Photoshop y los rusos de esto.

La nueva costumbre entre youtubers de diverso pelaje y procedencia comenzó con un vídeo casero perpetrado desde Rusia. Allí un anónimo que jamás muestra su cara, describe el proceso y lo ejecuta ante la cámara. El proceso es simple, el engendrador de la criatura extrae por métodos onanistas un poco de zumo de hombre, para que nos entendamos hablo de semen. Mete dicha simiente en una jeringa, abre un pequeño orificio en un huevo, introduce el fluido, lo cierra y mantiene el huevo durante unos diez días en algún lugar cálido. 

Pasado el periodo de gestación, nuestro intrépido amigo ruso saca el huevo del lugar donde lo tenía guardado y lo abre. 

Es entonces cuando tras cada trozo de cascarón se va viendo una mezcolanza de fluídos babosos de un desagradable color verdoso. 

Con unas pinzas el progenitor extrae lo que parece una especie de cosa rara semejante a un feto mal hecho. Al poco de extraerlo el elemento, criatura o llamémoslo x comienza a moverse, momento en el que muere aplastado por un enorme diccionario, movido por su asustado "padre".

Como dije antes, esto ha motivado a que una generación entera de raritos con cuenta de youtube descarguen su elemento vital en jeringas desde las que luego lo inyectan en lo que sus sacrificadas madres esperaban que fuera la cena. Huevos pochos por aquí, yemas verdosas por allá... hasta hubo uno que por no querer esperar metió el huevo en el microondas y lo sacó solido y de color verde oscuro. El muy depravado encima comió un poco para ver que sabe.

Aquí el vídeo:


Yo sinceramente creo que todo es una farsa, que si acaso el huevo estaría medio fecundado y lo que este capullo hizo fue algún tipo de crueldad con un feto de pollo y punto. Aún así Internet se ha plagado de frikis que meten cucarachas y cosas raras en huevos y dicen haberlos engendrado ellos.

¿Cuál es el origen de esta aberrante costumbre? Aunque muchos no lo creáis, el origen está en las oscuras elucubraciones de un científico suizo nacido en el siglo XV. 



Este señor de ternescas proporciones es Theophrastus Phillippus Aureolus Bombastus von Hohenheim, más conocido en el mundo entero como Paracelso. He dicho bien antes cuando lo anuncié como científico pues es sabido que en aquellas épocas lera muy difícil distinguir donde empezaba la magia y donde acababa la ciencia o al revés. Era pues Paracelso un alquimista obsesionado con encontrar los principios generadores de toda vida en los elementos de la naturaleza tales como piedras y otros materiales bastante básicos.

De entre todas las cosas que hicieron a Paracelso una persona célebre estuvieron las de ser pionero en la defensa de la higiene personal como fuente de salud o el estudio de enfermedades como la sífilis. Sin embargo, su más bizarra aportación fue la del concepto de homunculo, una especie de ser humanoide de unos 30 cm de alto, falto de voluntad y que nacería de mezclar mercurio en una bolsa de estiercol junto con pelo o piel de animal o persona del cual el homúnculo sería un híbrido.

Durante un tiempo el concepto de homúnculo se siguió alimentando de especulaciones extrañas como la de que estos surgían al caer semen de ahorcado sobre raíces de mandrágora. Es evidente que hay una vinculación entre el aspecto humanoide de esta raíz con dicha idea.


Lo que no me queda claro es qué puede motivar a condenado alguno a ponerse a eyacular en momentos tales como estar apunto de ser ahorcado bien el momento mismo de su muerte.

Una vez germinado el homúnculo, este debía ser desenterrado al amanecer de un viernes por un perro negro y, posteriormente, lavado con leche y miel, aunque según algunos, con sangre para así alimentarlo y que concluyera su desarrollo. El resultado sería un humano en miniatura que protegería a su dueño para siempre.


Pero la cosa no quedó aquí, en el siglo XVIII, el germano Doctor David Christianus, determinó que para crear un homúnculo era necesario inyectar semen humano en un huevo de gallina negra y enterrarlo en estiércol el primer día del ciclo lunar de Marzo. El resultado sería, de nuevo, un pequeño esclavo sin voluntad que protegería a su dueño a cambio de que este lo alimentara de semillas de lavanda y lombrices.

Yo la verdad es que llegados a este punto me pregunto en base a qué elucubraban recetas tan elaboradas si bien estas eran tan imposibles. ¿En qué se basaban? Yo puedo entender que en esa época creyeran que por juntar elementos con los que se generan nuevas vidas, semen, estiércol, huevos, etc, creyeran que de ahí surgiría algo, pero determinar incluso el comportamiento y la dieta de la supuesta criatura resultante yo ya no se de dónde lo sacaron.


El término homúnculo volvió a aparecer en 1694 cuando el científico Nicolas Hartsoeker creyó ver unos pequeños seres en las cabezas de los espermatozoides y que él pensó que serían versiones diminutas del ser a engendrar.

La inseminación, por tanto, sería solo el proceso de meter uno de estos homúnculos en la hembra en cuestión para que allí creciera. Lo cierto es que esta teoría se caía por su propio peso incluso en aquel entonces pues si el espermatozoide llevaba consigo al siguiente ser en miniatura y lo único que debía hacer era crecer, ¿cómo se le inoculaban los rasgos de la madre? ¿cómo era posible que hubiera personas que se parecieran más a su madre que a su padre?

En cualquier caso esta idea generó toda una corriente conocida como la de los espermistas, los cuales, todo sea dicho, al menos dieron la primera teoría acerca de porqué son necesarios dos individuos para concebir. Al final esta elucubración fue desmentida por una sencilla razón, si el homúnculo era un ser en miniatura con el tamaño como única diferencia con un ser plenamente desarrollado, este también debía portar esperma lleno de homúnculos. La reducción hacia una absurda infinitud de pequeños humanos infinitesimales dio al traste con esta idea.

Llegados al siglo XX los únicos homúnculos que la ciencia conoce, describe y usa, son los homúnculos sensitivos y motores. Esta vez no se trata de monstruosos experimentos con tiránicas intenciones sino unos simples aunque grotescos esquemas de la relación del cerebro con el cuerpo humano.


En el caso de arriba vemos la representación cortical del homúnculo, en la cual se muestra extendido sobre la corteza cerebral mostrando qué parte de esta controla cada zona del cuerpo.


Y aquí las representaciones de la importancia de cada parte del cuerpo en un humano, siendo más grandes cuanta más sensibilidad o propiocepción tengamos de cada zona.

¿Por dónde íbamos? Ah, sí, las guarradas que están haciendo por ahí los youtubers. Bueno, si queréis adentraros en el maravilloso mundo de hacer guarradas con lefa y huevos, si queréis una excusa pseudocientífica para haceros pajillas o si simplemente vuestras vidas son inquietantemente vacías os animo a crear vuestro propio ejército de homúnculos. Eso sí, tened cuidado de que nadie en vuestra casa confunda el huevo polinizado por vuestro afán de conocimiento o esa noche igual cenáis huevos fritos con semen y cosas raras.

Aún así me veo en la obligación de recordaros una cosa, si los cruces entre tigres y leones, entre burros y caballos y en general entre especies muy cercanas dan lugar a individuos defectuosos o moribundos, o incluso de nada en absoluto cuando se trata de especies más lejanas entre si, no esperéis que de un huevo de ave y vosotros salga algo mucho mejor.

Perspectiva de quienes hacen el experimento del homúnculo


Realidad


No hay comentarios: