sábado, agosto 06, 2016

Los hombres que se excitan disfrazándose de muñecas de goma inquietantes


Todos sabemos ya de las Real Dolls, esas muñecas de látex tan perfectas a nivel visual y táctil que muchos hombres han acabado sustituyendo a las mujeres reales por estas. De estos aficionados a las mujer con carne de polímero están los enfermos que hasta acaban viviendo en una fantasía donde las muñecas están vivas. Les preparan la comida, les hablan, las peinan y hasta alguno hay que se casó con una de ellas.


Sin embargo hace poco supe de la existencia de tipos que dan un paso más en esta filia. Se trata de algo que si bien a más de una persona le hará gracia a mi personalmente me parece de lo más inquietante, las Rubber Dolls.



Se trata de hombres que se sienten realmente excitados sexualmente ya no por tener pseudo-sexo con muñecas de látex sino por disfrazarse y ser como ellas.


Leotardos de goma con culos abombados y camisetas de la misma textura con tetas gomosas son parte de sus atuendos. Pero lo más tenebroso de todo son sin duda sus máscaras con ojos falsos y maquillaje de Drag Queen que personalmente me recuerdan a la típica película de terror en la que algún chiflado de la América profunda hace cositas raras con la piel de sus víctimas.


Bienvenido a mi pueblo perdido de Texas cariño

La extraña filia de las Rubber Dolls no está vinculada necesariamente con la homosexualidad, de hecho parece ser que lo que más abunda aquí son hombres heterosexuales casados y con hijos. Y no, no creo que se traten de los típicos gays frustrados que llevan una doble vida para que los homófobos no les hagan el vacío en el coro de la Iglesia. Si tuvieran esa clase de problemas, pienso yo, que también ocultarían su pasión por el látex.


Parece una escena de un programa de sustos con cámara oculta en el que el de amarillo es la víctima... pues no, es un día normal en su vida

Pese a lo que aún mucha gente creerá, la verdad es que las parejas (mujeres) de estos tipos lo llevan bastante bien y hacen vida normal con sus hombres sudando su hombría bajo el calor que dan estos trajes. Por si fuera poco tampoco es extraño toparse con tipos así vestidos por la calle, pero por supuesto estamos hablando de una costumbre que está aflorando en los EEUU y, allí, es muy común cruzarte con gente bastante extraña visualmente.

No hay comentarios: