martes, marzo 22, 2016

El Partido Pederasta de Holanda

Si creías que la pederastia era un mal que subsistía solo en las cloacas de la sociedad, aparte de la Iglesia católica, estás en un grave error. Por extraño y repugnante que parezca, existe y ha existido siempre todo un movimiento político a favor de esta abominación.


Entre sus extrambóticas reivindicaciones está la derogación de la edad de consentimiento, restricción que impide que un adulto tenga sexo con un menor de hasta cierta edad dependiendo del país. Según la ley de muchos países la edad límite está en unos 16 años, según este movimiento enfermizo. Otra de sus causas es que la pedofilia deje de estar clasificada como parafilia por la Organización Mundial de la Salud, así como por la Asociación Americana de Psiquiatría.

Para lograr sus enfermizos objetivos, este movimiento generó toda una serie de teorías a cual más absurda, teorías como que los menores abusados sexualmente solo llegan a tener un trauma cuando los psiquiatras les "convencen de que aquello estuvo mal".


Activistas pederastas de NAMBLA, una de las organizaciones pederastas más numerosas del planeta. 


Un dibujito sacado de la web de esa misma organización.

Siempre han habido organizaciones en favor de la legalización de la pederastia en los países occidentales, sobretodo desde los años 50, pero donde más actividad han tenido ha sido siempre en los Países Bajos. Es por esto que algunos activistas pedófilos llegaron a dar un paso adelante y presentaron la solicitud para la legalización, en 2006, del primer partido pederasta del mundo.

El PNVD, siglas de Partido de la Caridad, la Libertad y la Diversidad, no es sino el nombre bonito de un producto altamente tóxico. 


Ad van den Berg, tesorero del partido y un señor muy agradable, 
como pueden ustedes comprobar.

Entre sus múltiples y retorcidas peticiones está la de que la televisión esté emitiendo pornografía desde la mañana hasta la noche. Pretenden que se rebaje la edad de consentimiento siendo la de 12 solo como primer paso para la erradicación total de cualquier restricción de edad. Y por si fuera poco, quieren que se eliminen también las trabas contra la zoofilia.

Del partido solo se conocen su presidente, secretario y tesorero pues el resto de militantes tiene miedo de que la población les de una paliza o que los castre por la calle. No obstante la aparición de esta formación ha levantado, lógicamente, toda clase de críticas y condenas. Sin embargo los niños holandeses van a poder seguir durmiendo tranquilos pues esta formación se disolvió al no obtener ni un solo escaño y de ella solo queda el recuerdo de este tipo de elementos cancerígenos siguen existiendo en la sociedad.

A estas alturas cabe preguntarse si los países occidentales en general y Holanda en particular no se les está yendo de las manos tanta libertad, tantos derechos y tanta mierda. 


No hay comentarios: