martes, noviembre 18, 2014

Man after Man, los post-humanos de Dougal Dixon


Dougal Dixon, paleontólogo escocés, publicó en 1981 un bizarrísimo y controvertido libro de divulgación en el que, como mero ejercicio especulativo, dijo cómo podría evolucionar la especie humana dentro de unos 5 millones de años. El libro, Man after Man, estaba muy afortunadamente ilustrado con los engendros que la ingeniería genética y la simple evolución harían de nosotros dentro de mucho tiempo.

El bestiario arranca con los aquamorphs o aquatics, post-humanos dotados de branquias para vivir bajo el agua. Desconozco si el autor presupone que la atmósfera se ha vuelto irrespirable o si simplemente nuestro mundo está tan sobrepoblado que ya hay que ir pensando en colonizar la última frontera en la Tierra que no es otra que el mar.


Sí, el bicho de aquí abajo también desciende de los humanos, es un vacuumorph. Dicha variación genética está dispuesta para poder vivir a la extrema intemperie del vacío espacial. Se trataría prácticamente de una especie de coraza que recubre todo el cuerpo protegiéndolo de la radiación y las temperaturas extremas.





Sin embargo, no todo serán modificaciones genéticas, la madre naturaleza también hará de las suyas y a las nuevas especies se les sumarán procesos de adaptación que implicarán formas de vida cooperativas entre sí.



Como dicta la propia convergencia evolutiva, dos o más especies pueden evolucionar hasta formas muy semejantes entre sí, si las condiciones ambientales así lo requieren. Así pues habría humanos de características felinas, con dientes de sable, humanos que parasitan a otros humanos, humanos que vuelven a estar recubiertos de pelaje o que desarrollan dedos para escarbar en los hormigueros, humanos arborícolas, etc.







Al final del libro Dougal Dixon acaba especulando con que los humanos que partieron hacia otros planetas vuelven con ingenios de origen extraterrestre. En un futuro tan futuro que incluso algunas de las especies aquí expuestas serían de orden prehistorico para esos tiempos, podrán haber post-humanos biónicos, seres con prótesis alienígenas para poder respirar en nuestra contaminada atmósfera.





Otras especies directamente vivirían en el fondo de la Fosa de las Marianas, en una época en la que quizás los datos históricos se hayan acumulado hasta el punto de que ni sepan que una vez existieron los seres humanos como los conocemos hoy día. Formas de vida en plena simbiosis con su propia tecnología, sin la cual no podrían vivir.

Si te parece que Dougal Dixon sufría/disfrutaba de un cierto exceso de imaginación, que sepas que la cosa no acaba aquí, y de hecho su nombre volverá en futuras actualizaciones de este blog.

No hay comentarios: