jueves, septiembre 25, 2014

Dos conspiranoicos honestos se retractan de la tontería Anunnaki

Siempre sienta bien decir que puedes declarar un alto el fuego incondicional e irreversible contra enemigos jurados. En este blog se han visto miles, o quizás menos, actualizaciones con el fin de tirar por tierra los endebles castillos de naipes en que se basan muchas teorías conspiranoicas. Una de ellas, con toda probabilidad una de las más absurdas, es la teoría de los Anunnaki.

Para quienes no lo sepan o no se acuerden aquí va un resumen. Parece ser que, hace unas décadas, un investigador de origen armenio llamado Zeharia Sitchin tradujo una serie de tablillas sumerias de las que no solo acabó contando historias mitológicas contradichas luego por otros investigadores sino que, para colmo, tanto él como sus seguidores, acabaron tomando por relatos auténticos.

¿Qué decían supuestamente?

En pocas palabras, un planeta llamado Nibiru, cuya órbita es tan amplia que uno de sus años son milenios para nosotros, pasó hace mucho tiempo muy cerca de nuestra órbita. Fue entonces cuando sus habitantes, los anunnaki, unos seres con aspecto humanoide pero gigantes, con alas y relojes de pulsera, desembarcaron en nuestro planeta y, con técnicas de ingeniería genética, transformaron a unos malolientes y asquerosos simios en unos malolientes y asquerosos humanos. La idea era sencilla, crear una raza de esclavos capaces de servirles para trabajar en las minas desde las que extraerían toneladas de oro para estos seres. Me gustaría saber en qué momento se le ocurrió a alguien la genial idea de darle más inteligencia a un mulo de carga para que trabaje mejor, sea más dócil y no se rebele, pero bueno, ni que fuera esa la única contradicción.

Como hicieran los más oscurantistas curas de las edades oscuras, los partidarios de esta creencia no se basan solo en estas traducciones, que solo una persona ha hecho y miles le han rebatido, también se basan en la falta de información que ellos mismos tienen sobre la evolución. Tonterías como que si descendemos de los simios ¿porqué sigue habiendo simios? y otras penumbras en su conocimiento que ellos aprovechan para que su película brille más.

Parece ser que los Anunnaki habían explotado a los seres humanos que ellos mismos crearon para así llevarse todo nuestro oro y forrar su planeta cual ferrero roché y poder subsistir a las radiaciones solares.

Pero lo más interesante de esto no es la historia en si sino los estudios sociológicos que a buen seguro podrían sacarse de esta creencia. Los creyentes en esta cosa suelen autoproclamarse orgullosos herejes que, cuales Galileos internauticos, vienen a desvelarnos cómo es realmente el Universo, frente al dogma científico. Pero lo interesante de todo es que al menos Galileo tenía pruebas de lo que decía, no testimonios de un simple y solitario traductor de mitos. Y por supuesto, cuídate muy mucho de llevarle la contraria a estos destructores del dogma pues serán ellos entonces los que te quemen en la hoguera con insultos como "borregomatrix-crédulo-obediente-esclavodelsistema-etc". Las sagradas escrituras de los antidogmáticos son así, sagradas e intocables.

Pero en fin, no me he puesto aquí a escribir para despotricar sino para romper una lanza en favor de dos tipos que al menos se ve que nunca quisieron engañar a nadie. Espero que cunda el ejemplo y reine la cordura:


1 comentario:

enki.puebla dijo...

Acaban de publicar la noticia de que han descubierto un planeta-cometa con unas dimensiones muy superiores a las de la Tierra se aproxima a nuestro sistema solar.dicen que puede ser el planetaX o hercolubus citado por sitchin.ademas recomiendo ver el video de carlos muñoz ferrada,un astronomo chileno que a profetizado alguna catastrofe y aora nos avisa de esta.me gustaria su opinion despues de ver video.gracias