domingo, septiembre 29, 2013

Los cada vez más inquietantes robots


No será esta la primera vez que digo que los robots me generan cierta inquietud. No me refiero al miedo a que algún día nos acaben superando, quitando el poder, esclavizando o algo parecido, no, es algo más visceral, es una especie de sensación de rechazo instintivo. Quizás sea por ver a algo que no está vivo generando movimientos propios de un ser que sí lo está, lo cual a su vez puede crearme cierta confusión en algún rincón oscuro del subconsciente... o algo así.

Sea como fuere y por lo que fuere, aquí dejo algunas imágenes de los robots más extraños que he podido ir encontrando desde hace un tiempo:

Serpiente robot

Si ya no daban suficiente mal rollo las serpientes de verdad ahora encima las hay robóticas.




Robot caminante

Muy gracioso con la música de los Bee Gees... pero por alguna razón en mi mente suenan con la de Terminator.



Caras robóticas cantando

Cualquier parecido con alguna película de terror no es mera coincidencia. Me juego lo que sea a que la cara en la que se fijaron es la de alguno de los ingenieros que trabajaron en este proyecto. La verdad no me quiero ni imaginar la cara de espanto de la madre de este al encontrarse una imagen tan dantesca como la siguiente con la cara de su hijo.



Robots gimnastas

Estos son los más inocentes y los pongo no solo porque me parecen curiosos sino también por ir quitando un poco el creccendo de mal rollo de este post. La verdad es que a mi me recuerdan un poco a esos robots de cuerda que vendían en los mercadillos cuando yo era pequeño. La verdad es que su interacción tanto con el medio como con su propio peso lo convierten en unos mecanismos de cierta complegidad aunque en apariencia no lo sean tanto... eso creo.





CB2: Child Robot with Biomimetic Body

Este es el más terrorífico. Se trata de un robot creado por científicos de la Universidad de Osaka, Japón. Lo más inquietante ya no es solo que nos recuerde a un bebé humano normal sino que su cerebro artificial está preparada no solo para interactuar con el medio sino también para aprender. Aprende a caminar, a utilizar su cuerpo y con el tiempo se pretende llegue a comunicarse con pequeñas frases y hasta que alcance la inteligencia de un niño de dos años.



Y ahora para relajar un poco la cosa... dime cuántos robots de ciencia ficción reconoces (clickar para ampliar):


No hay comentarios: