sábado, septiembre 15, 2012

Los Pollosaurus de Jack Horner


¿Parque Jurásico podría volverse realidad? Posiblemente, y nótese que posible no es probable, solo posible.  ¿Han encontrado ámbar con mosquitos llenos de sangre de dinosaurios? No, de hecho aquel método es realmente imposible de que funcione, por motivos que ya relataré en mi crítica a la susodicha película.

Resulta que el paleontólogo estadounidense Jack Horner, hace poco dio una conferencia en la que explicaba la manera en que él y otros científicos piensan que podrían volver los dinosaurios. La idea es que no se puede resucitar un dinosaurio a partir de restos de dinosaurios de verdad, no se puede a pesar incluso de haberse encontrado tejido blando en el interior del fémur de un tiranosaurus rex. Se trataría de traer a los dinosaurios a partir de los especímenes que aún siguen vivos con nosotros, es decir, las aves.

La clave estaría en reproducir los rasgos de los dinosaurios estimulando los llamados atavismos, o rasgos vestigiales que aún quedan de un modo más o menos atrofiados en muchas aves. Por ejemplo, se ha demostrado que las aves tienen genes vinculados a la existencia de dientes, de hecho hay algunas aves que tienen primitivos filamentos en el pico, es decir, restos de dientes. También existe en toda clase de aves, una serie de vértebras atrofiadas de lo que en otras épocas fue una cola. Mención especial merecen los dedos de las alas, unidos entre sí haciéndolos prácticamente inútiles, máxime cuando la piel y la carne se desarrolla sobre esos huesos en un todo uniforme, que es lo que son las alas.

Estos atavismos, muchos de los cuales se perciben directamente en las diferentes etapas de gestación de los embriones, podrían estimularse de tal modo que pudiéramos poco a poco restaurar un dinosaurio a base de esos pequeños pasos. ¿Defectos? Bueno, de momento estamos hablando de que solamente podríamos rescatar a dinosaurios ornitisquios, es decir, de aquellos con parentesco con aves, de hecho solamente podría resucitarse la especie ornitisquia de la que haya evolucionado el ave cuyos genes vestigiales se estimulen.

otro problema que yo le veo es que esos estímulos, yo creo, se darían a partir de los rasgos que nosotros sabemos que tenían los dinosaurios, es decir, sabemos que tenían cola larga, garras delanteras y dientes, pero ¿cómo era su piel? ¿sabemos si tenían algún apéndice como las crestas de los actuales pollos? No, no tenemos ni idea, solo estaríamos estimulando las certezas que tenemos de los dinosaurios, es decir, que no estaríamos creando dinosaurios sino monstruos de diseño bastante extraños. Aunque quizás sea solo el primer paso.

Pero en fin, dejemos que Jack Horner de más detalles acerca de este proyecto:


No hay comentarios: