jueves, febrero 16, 2012

Rhinopithecus strykeri, el mono sin nariz

Existe en el sureste asiático un país, un país que a veces se ha llamado Birmania, otras Myamar y otras veces Burma. No pienso tomarme ninguna molestia en averiguar cómo se llaman realmente si ni siquiera ellos no tienen claro. En fin, el asunto que hoy nos ocupa no es el nombre del país sino la existencia de una especie, que no es nueva sino recién descubierta, de primate. Si ya en un post muy anterior se trató el tema de los monos narigudos hoy hablaremos de su antítesis, el 'Rhinopithecus strykeri', o mono del hocico chato, y tan chato es que algunos photoshoperos maliciosos ya han hecho comparaciones con Michael Jackson. La verdad es que no es para menos, los monos de hocico chato no solo tienen la peculiaridad de tener a la intemperie las fosas nasales cual calavera sino también la de tener los labios prominentes, la cara pálida y un voluminoso pelo negro.


Si amigos, las comparaciones son odiosas

El extraño simio fue descubierto en 2010 y ya estaba en peligro de extinción pues los lugareños lo cazan como alimento. Según parece, esta especie pacífica y silenciosa se vuelve especialmente fácil de cazar en épocas de lluvia cuando su carencia de nariz los hace estornudar todo el tiempo.

De momento parece ser que está emparentado con otras especies o subespecies de mono de hocico chato del sureste asiático, tales como las que se muestran a continuación:



No hay comentarios: