miércoles, agosto 10, 2011

Lo que Kandinsky nunca sabrá


Tuve un sueño como este:

Bajo una incómoda mesa, yo tengo sexo con una extraña maraña de figuras geométricas semejantes a cualquier cuadro de la última etapa de Kandinsky... y me llamaba cariño.

Sí, ese fue mi primer sueño erótico, y uno de los pocos de toda mi vida que yo recuerde, desgraciadamente.

No hay comentarios: