domingo, diciembre 05, 2010

Dios culpable de todos los cargos


Tras el triunfo de la Revolución Bolchevique de 1917, entre los funcionarios del nuevo Estado, hubo un tipo llamado Anatoli Lunacharski, famoso por proteger a prestigiosos intelectuales del régimen anterior, a edificios importantes también del régimen anterior, por sus importantes planes de alfabetización de Rusia y... por llevar a juicio al mismísimo Dios. El juicio a este ser imaginario se llevó en un tribunal en cuyo banquillo de los acusados habría una Biblia. Las acusaciones serían diversas e irían desde la noche de los tiempos, pero sin embargo ese tal Dios, como siempre, pasaría de defenderse o incluso de iluminar con un elocuente rayo de luz a su abogado defensor. Finalmente Dios fue hallado culpable de todos los cargos. No sirvió que se alegara demencia como posible causa de su ira injustificable, Dios sería condenado y su pena ejecutada cuando el 17 de enero de 1918, a las 6.30 de la mañana un pelotón de fusilamiento descargara sus fusiles contra el cielo. Fue inútil, no se puede matar algo que no existe.

No hay comentarios: