viernes, mayo 07, 2010

Una joven croata despierta de un coma hablando alemán


Desde hace ya muchos siglos se han registrado extraños casos de xenoglosia, es decir, casos en los que gente, a veces incluso niños, tras pasar por algún episodio traumático, ya fuera un ataque de nervios, fiebre, etc, se han puesto a hablar con total fluidez idiomas que desconocían. El fenómeno, clasificado como síntoma de posesión demoníaca o contacto divino en épocas pre-racionales, ha aparecido de nuevo en Croacia.

En la mencionada república balcánica, una adolescente de la localidad de Knin, entró en coma y así se mantuvo durante unas 24 horas. La causa pudo haber sido un aumento de su temperatura corporal pero más interesante que la causa fue la consecuencia y es que al despertar, la paciente había olvidado completamente su idioma materno y, esto es lo más extraño, ahora habla alemán con fluidez.

La paciente no es alemana ni de origen ni de etnia y sus conocimientos de dicho idioma se limitaban a unas cuantas lecciones de las que era primeriza. ¿Cómo es esto posible entonces?

Numerosos especialistas se han interesado por el caso pero del mismo solo se puede volver a las explicaciones que el fenómeno de la xenoglosia suscitó entre los expertos.

1º El cerebro trabaja más de lo que creemos y asimila más información de la que nuestro lado consciente cree conocer. Una de las causas, por tanto, de este suceso, es que el cerebro de la joven croata haya recopilado en su memoria más información, más conocimientos y más vocabulario del idioma alemán que lo que ella pensaba. Probablemente al escuchar los archivos de audio del curso de alemán, que se sabe que sí estudiaba pero no a tal nivel, se le quedara algo más de la cuenta grabado en el subconsciente.

Esto, a su vez, explicaría cómo es posible que en épocas medievales, cuando el latín estaba mucho más presente en, por ejemplo, oficios religiosos, los casos de xenoglosia se producían casi siempre en idiomas bíblicos.

2º Esta es una teoría que aún no se ha demostrado pero, de ser así, sería increíblemente fascinante. Se trata de la memoria genética, es decir, la existencia de archivos de información y conocimiento hereditarios que se traspasan de una generación a otra. Sí mis queridos y frikis amigos, como en el videojuego Assassins Creed.

Esta teoría aún está muy en el aire pero de ser real me chocaría mucho pensar que por mis venas no solo corren el color de mis ojos, mi tendencia a engordar y mi calvicie androgenética sino también las discusiones de mi bisabuelo por asuntos de vacas, discusiones todas ellas en Euskera pueblerino del Pirineo francés. Sinceramente es un tanto frustrante saber que soy un auténtico políglota, que realmente conozco un montón de idiomas pero que no hay forma humana de hacérmelos recordar y que, por tanto, mi curriculum seguirá siendo igual de triste.

3º Reencarnación. Sí, como bien sabéis o deberíais saber, esta no es una teoría científica sino una mera creencia místico-religiosa. Yo, personalmente, y dada la imposibilidad de demostrar tanto si es verdad como si no, me declaro absolutamente agnóstico sobre este tema.

Cuando se sepa algo más de este extraño caso subiré otro post.

No hay comentarios: