viernes, abril 02, 2010

El Ornitorrinco


Teniendo una sección como la de Animales Raritos en mi blog no podía faltar el animal rarito por excelencia, el ornitorrinco.

Cuando los primeros ejemplares conocidos de esta especie fueron llevadas ante las autoridades científicas europeas estas creyeron que los australianos les habían gastado una broma pegando trozos de pato a una nutria. Fue una lástima que dichos especimenes se llevaran muertos por lo que fue más difícil que creyeran esto y es que vamos a hacer un recuento de las rarezas de este animal:

1º Se trata de un mamífero.

2º Es un mamífero con pico de pato.

3º A pesar de ser un mamífero, pone huevos.

4º Tiene un marsupio como los canguros.

5º Tiene un espolón venenoso, algo único entre los mamíferos.

6º A diferencia del pico óseo de los patos, el suyo es blando, como gomoso.

7º La leche materna no es segregada por glándulas mamarias sino que la suda por unos poros.

8º Defecan, orinan, copulan y ponen huevos por el mismo orificio

9º Tienen el pico lleno de receptores de impulsos eléctricos con lo cual pueden usarlo a modo de radar, algo que aprovechan para nadar y cazar con los ojos cerrados.

10º Pueden oler bajo el agua.


El ornitorrinco ha sido usado por los creacionistas en alguna ocasión a modo de ejemplo de que la Evolución no es real pues presenta rasgos de animales que según la ciencia, no están emparentados, es decir, el pato y el castor. Lo que esta gente no sabe, o no quiere saber, es que en la evolución se da muchas veces un fenómeno conocido como Convergencia evolutiva, es decir, que si tenemos dos especies distintas viviendo en un entorno similar durante millones de años, al final pueden desarrollar rasgos similares. Esto fue exactamente lo que ocurrió con tiburones, delfines e ictiosaurios, animales que guardan la misma fisonomía a pesar de ser peces, mamíferos y reptiles respectivamente. En el caso del ornitorrinco, los rasgos comunes son el pico de pato y las patas palmeadas en un mamífero. Sin embargo nos queda la reproducción ovípara, ¿será esa la prueba de que Dios es un bromista? No, la reproducción ovípara es precisamente una prueba de la evolución pues nos demuestra que realmente los mamíferos evolucionan de los reptiles y, en el caso de los monotremas, este rasgo aún no se ha perdido.


El estudio de estos animales ha sido desde siempre muy difícil teniendo en cuenta sus hábitos nocturnos y su inaccesibilidad en las madrigueras de los ríos australianos donde habita pero aún así se han podido sacar interesantes videos como el siguiente:

No hay comentarios: