sábado, abril 24, 2010

El origen de los grifos


¿Sabéis lo que es un grifo? Sí, a parte de esos objetos metálicos de los lavabos los grifos son unos animales mitológicos existentes en la imaginería popular de Oriente Medio y Grecia de hace ya muchos siglos. En inglés se llaman Griffin, como cierto personajillo que todos conocemos ya pero esa es otra historia.

Los grifos eran supuestamente como leones con cabeza y alas de águila. La leyenda cuenta que un día Apolo se fue hacia Oriente en busca de grifos para defender sus tesoros de las acechanzas del imaginario pueblo de los Arimaspos. A su regreso Apolo volvería a lomos de una de estas bestias que a partir de entonces estarían consagrados como perros o grifos guardianes.


Se dice que todas las leyendas tienen una base real y otra ficticia, por tanto ¿cuál es la base real de estas criaturas?

La respuesta no está en Grecia ni en Oriente Medio sino en las lejanas estepas de Asia Central y hasta de Mongolia. Resulta que en dichos territorios la superposición de sedimentos en el suelo fue casi nula haciendo que cualquier lugareño pudiera encontrarse, tanto entonces como hoy, con restos fósiles de dinosaurios sin tener que excavar un solo palmo de tierra. En concreto se piensa que muchos de los pueblos comerciantes del continente asiático, que solían llegar al Mediterráneo cargados de mercancías y leyendas ancestrales, llevaron consigo restos de Protoceratops, unos animales de la familia de los Ceratópsidos y que eran como triceratops pequeños y sin cuernos.



El pico de loro es probablemente lo que más se pueda identificar como parte de los grifos pero ¿y las alas? Las alas es probable que fueran una extraña interpretación de la estructura ósea cervical de los Protoceratops cuando esta, dada su debilidad, se hubiera fracturado. A todo lo confuso que debió ser para estas gentes el encontrar animales como estos hay que añadirle otros componentes como la tradicional costumbre que tiene todo vendedor de exagerar las cualidades de su producto y la credulidad de la gente de aquellos tiempos en los que cualquier leyenda era considerada tan veraz como un telediario.

Próximamente: El origen de los cíclopes.

2 comentarios:

brandelmosca dijo...

Qué curioso, tío, justo vi ayer un documental sobre el tema en youtube. Se llama algo así como Monstruos de la Antigua Grecia y habla sobre la interpretación de los huesos fósiles que, en teoría, hicieron los griegos.

Los huesos más conservados suelen ser fémures y dientes, que se parecen mucho a los nuestros, de modo que su descomunal tamaNo les hizo pensar que eran de gigantes.

Como los griegos imaginaban que los grandes héroes medían entre 3 y 4 m de altura, muchas veces pensaron que eran huesos humanos y los volvieron a enterrar colocándolos como si fueran personas. Un mamut enterrado en un ataúd como si fuera una persona. Luego de un siglo, alguien desentierra por error el sarcófago y tiene "evidencias" de la muerte de algúm héroe.

Los cíclopes pueden ser una mala interpretación de un cráneo de mamut: como no tienen cuencas en los ojos, pensaron que el agujero de la trompa era el ojo.

Los grifos, según el documental, son una leyenda del pueblo escita (Asia Central): los grifos son monstruos que custodiaban oro porque encontraron huesos del protoceratops en medio de grandes minas de oro y lo interpretaron así. Algunos filósofos griegos recogieron en sus obras esta leyenda, que se fue extendiendo gracias a las pruebas físicas (fósiles) y a las grandes rutas de comercio con Asia.

Pero es una teoría sólo, así que tampoco podemos estare seguros al 100% (deberías ponerte un poco más crítico) ;)

He dicho :)

Luca dijo...

Creía que era algo que se daba ya por hecho.

Sí, el origen de los Cíclopes que voy a poner es el que tu has dicho... pero no seas jodido y no hagas spoiler.