lunes, febrero 08, 2010

Perversiones a la carta



De todos o casi todos es conocido que las perversiones sexuales son vistas con más naturalidad en Japón que en otros lugares. Si esta fama no era suficiente ahora un local llamado Cute Room abierto el pasado mes de Octubre de 2009 en el barrio tokiota de Akihabara ofrece a sus visitantes la posibilidad de ver cumplidas sus cerdadas favoritas.

El enfermizo menú no es nada que pudiéramos clasificar de ilegal aunque a todos sus visitantes confieso que bien podría ejecutarlos en la guillotina si se me presentara la oportunidad. El repertorio consiste básicamente en elegir el vestido de una jovencita la mar de mona para luego hacer cosas de lo más estúpidas que a estos despojos de la Tierra les ponen cachondísimos.

Os lo aseguro, junto a este repertorio de fotos ponía: Would You Prefer To Be Slapped Or Game With A Girl?

El Menú es el siguiente:

· Jugar a videojuegos (Wii, PS3, PSP, XBOX, DS) (1000 yenes por 30 minutos)

· Ver un DVD con la chica (1000 yenes por 30 minutos)

· Jugar a juegos de mesa o cartas (800 yenes por 20 minutos)

· Recibir un masaje en las manos (1200 yenes por 20 minutos)

· Acostarte en su regazo mientras te limpia los oídos (1500 yenes por 20 minutos, 3000 yenes por 40)

· Tsundere, dere dere slap (recibir un par de bofetadas “cariñosas” en la cara, 1000 yenes)

· Que te lea una historia para dormir (1000 yenes por 20 minutos)

· Sacaros una foto juntos (1500 yenes)

· Que te de dulces caseros (2000 yenes)

· Recibir una carta de amor (1000 yenes)

· Recibir un correo electrónico de ella en el móvil (500 yenes por una foto y un mensaje, 1200 por tres)

· Mirarte (con un vídeo enviado por correo electrónico al móvil, 1000 yenes por una vez, 2500 por tres)

· Intercambiar regalos (hay que avisar por adelantado, 1,500 yen)


...en fin...

1 comentario:

Rosalía R. dijo...

Había leído algo sobre ello, nunca dejarán de sorprenderme. Lo de limpiar oídos me ha destruido. Hay un cuento, Sueño profundo, de Banana Yoshimoto, que va de unas jovencitas que lo que hacen es dormir junto a alguien o velarle el sueño, que también se paga bastante bien... qué cosas.