martes, julio 14, 2009

Banksy


¿Quién es Banksy? ¿Alguien lo sabe? A parte de él y quizás alguna persona que le guarde el secreto bajo el más escrupuloso respeto, nadie sabe quién es Bansky y así espero que continúe siendo durante generaciones cuando su obra, antes tachada de gamberrada y hoy canonizada como arte, sea estudiada por los niños del futuro mientras las vanguardias de su tiempo sean aún delictivas. Lo cierto es que la identidad y la cara de Banksy es algo que me molestaría tanto conocer como a muchos otros los Reyes Magos. No es esta una mala comparación pues, en ambos casos, se trata de gente que suda la gota gorda por la noche para que mucha gente pueda amanecer con un regalo. En este caso los regalos no han sido anunciados antes en televisión, no han sido pedidos en largas cartas de niños con el cerebro lavado y si por algún casual muestran algún logotipo, este está ahí a modo de crítica feroz contra la sociedad de consumo.

Algunas personas argumentan que los regalos que Banksy hace al mundo son rechazables pues hacen apología de ideas que pueden no ser compartidas por los viandantes que se las encuentren. Lo cierto es, sin embargo, que esa misma gente no dice nada cuando cada día esos mismos viandantes tienen que vérselas con enormes paneles de publicidad anunciando seguros, coches y otras cosas sin sentido y que molestan a la vista. Es una lástima que muchos de los que pintan por las calles sigan perdiendo frente a estos charlatanes cuando se trata de mandar a profanar sus obras al personal de limpieza. Sin embargo Banksy ya ha ganado un primer asalto al ser considerada su obra como un patrimonio muy importante de la ciudad de Bristol, donde debutó y donde el ayuntamiento se dedica hoy a repartir libros de arte entre sus empleados para que no se equivoquen y borren un Bansky. Otra de las causas de tan merecido reconocimiento es el hecho de que algunos famosillos multimillonarios de Hollywood estén pagando cifras millonarias por trozos de pared de algunas ciudades para tener una obra genuina de este autor, algo que jamás habría hecho nadie por un trozo de muro gris de hormigón que, sin embargo, aún es para algunos, preferible a una de las genialidades que aquí mostraré.

No voy a extenderme más pues de Banksy es preferible ver y pensar que escribir y leer:













































No hay comentarios: