martes, diciembre 23, 2008

Insectos zombis


En 1956 se hizo una película llamada La invasión de los ladrones de cuerpos y, posteriormente, se hizo un remake de la misma en 1978 con el título La invasión de los ultracuerpos. El argumento no era otro que el de unos extraños alienígenas de apariencia vegetal que, de alguna manera, llegaron a la Tierra para propagarse cual virus y dominar nuestras mentes al más puro estilo de El Exorcista. El trágico final de esta historia es el de la Tierra completamente dominada por seres humanos cuyas verdaderas mentes eran las de estos parásitos.

Pero ¿existe algo así en la vida real? Pues parece ser que sí, existe un parásito (terrícola por cierto) que, si bien no tiene ninguna personalidad que implantar en su huésped, sí altera químicamente su sistema nervioso para hacer que este haga lo que realmente quiere, en este caso, suicidarse.

El parásito en cuestión es un Nematomorpha, es decir, un gusano muy primitivo que, en este caso, es capaz de introducirse en el cuerpo de un grillo y manipularlo hasta que lo hace suicidarse en el agua. Desconozco por qué lo hace pero me imagino que será por el hecho de que estos parásitos son más comunes en medios acuáticos.

Aquí podéis ver un caso de este tipo:



El otro caso de parásitos zombificadores es la avispa Ampulex compressa, un insecto que con precisión de cirujano asesta dos picaduras en su víctima, normalmente cucarachas. La primera picadura paraliza las patas delanteras del insecto para, acto seguido, hacer una segunda incisión a la víctima con la que toma el control de su cuerpo por completo. Es en este momento cuando la cucaracha se convierte en un mero vehículo para transportar los numerosos y enormes huevos de la Ampulex hasta su nido.

Cuando los susodichos huevos se desarrollan la cucaracha pasa de ser un mero "cochecito de bebés" a ser también los primeros "potitos" de las larvas recién eclosionadas.

Aquí podéis ver este otro caso:



Si la Tierra puede ser tan bizarra ¿qué habrá fuera de ella?

No hay comentarios: