jueves, noviembre 13, 2008

La Maquina del Tiempo

En 1895 H.G. Wells publicó su novela La Máquina del Tiempo, en ella un científico de aquellos años construía un vehículo que le ayudaba a cruzar la dimensión temporal hacia el pasado o hacia el futuro pero este decidiría ir hacia un futuro muy remoto donde la especie humana se acababa dividiendo en dos, los Eloi y los Morlocks, los primeros eran unos hedonistas infradesarrollados cultural, emotiva y físicamente. Los segundos eran unos seres monstruosos y pálidos que vivían en las profundidades de la Tierra, de la cual solo salían para cazar a los Eloi, que nunca hacían nada por defenderse ni lloraban a sus muertos, sencillamente lo aceptaban con sumisa pasividad.

Estas dos especies no fueron otra cosa que una evolución biológica del ser humano según el autor veía a la sociedad de la Inglaterra victoriana, así pues los Eloi eran una especie que evolucionó de la ociosa burguesía británica. Mientras tanto, los Morlocks eran descendientes de la clase obrera que, tras milenios trabajando en las minas y en las fábricas más insalubres, desarrollaron unas muy poderosas musculaturas, una muy buena disposición al trabajo y al sacrificio así como una incapacidad total para vivir bajo el sol.

Con el tiempo el viajero en el tiempo, que en la novela no tiene otro nombre más que el de Viajero en el tiempo, logra hacer que estos despierten y luchen contra los Morlocks pero después partirá de nuevo hacia un futuro más lejano aún donde extrañas criaturas asolan el Mundo. A su regreso a finales del siglo XIX sus amigos solo creerán su historia porque este trajo consigo una flor de una especie inexistente en sus tiempos.

En 1960 George Pal llevó al cine una muy buena adaptación de la novela aunque omitieron el detalle de que Wells pensó que en el futuro todo el planeta habría evolucionado pacíficamente hacia una sociedad comunista. Esta extraña creencia se debió a que H.G. Wells era un faviano, es decir, un miembro de una antigua corriente socialista muy parecida al positivismo, la cual exponía que los progresos en la ciencia y la tecnología así como algunos modelos económicos intervencionistas como el New Deal de Roosevelt harían al mundo evolucionar paulatinamente hacia el comunismo. Sí, a mi también me parece absurdo que tal cosa llegue a suceder.

Con el tiempo un tío llamado Simon Wells, que era nieto del propio H. G. Wells, hizo una versión bastante cutre y con la historia bastante trastocada de la novela de su abuelo. En esta versión el viajero lo único que quería al viajar era recuperar a su novia muerta y, al no lograrlo retrocediendo al pasado cuando aún vivía, emprende un viaje hacia el futuro para ver si la ciencia más avanzada puede ayudarle a descubrir por qué no puede cambiar el pasado. Los Eloi y los Morlocks siguen apareciendo pero estos no son el fruto de una evolución a partir de la clasista sociedad victoriana. En este caso, unas demoliciones en una colonia lunar desviaron al satélite natural de su órbita en miles de pedazos que arrasaron la Tierra. Los Morlocks serían los descendientes de millones de personas que tuvieron que esconderse de la catástrofe en refugios antiatómicos durante centenares de miles de años mientras los Eloi no tengo muy claro si descendían de quienes pudieron sobrevivir en la superficie o de los refugiados que pudieron adaptarse de nuevo al sol.

En cualquier caso de esta película solo creo que es rescatable la siguiente secuencia:



Y aquí podemos ver lo que ocurriría si viajara al pasado, la verdad es que me gusta más así:




Y para quienes prefieran leerse el libro aquí va un enlace al mismo:

http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/literatura/wells/indice.html


No hay comentarios: