jueves, noviembre 13, 2008

Adicción a la cirugía


Por lo visto hay una nueva adicción y digo nueva porque es la primera vez que tengo constancia de esto, se trata de la adicción a la cirugía plástica. La persona que tenemos ante nuestros ojos es Hang Mioku, una surcoreana que se hizo su primera cirugía plástica a los 28 años y desde entonces no pudo parar hasta que decidió trasladarse a Japón precisamente para retocarse más el rostro.

Hoy en día ya ni sus padres la reconocen y se sabe que cuando los cirujanos se negaron a seguir inyectándole silicona ella tomó contacto con otro Frankenstein que andaba por ahí, el cual le proporcionó una jeringa especial con la que comenzó a meterse aceite de cocina.

Abajo podéis ver como era
Hang Mioku antes de perder la cabeza:


A continuación un video sobre cómo era antes y cómo quedó después:


2 comentarios:

Raquel dijo...

¿Estás seguro de que es un caso real? Y en el caso de que lo fuera, tal vez esa chica tenga algún tipo de alergia. Además, ultimamente se suele usar mucho el botox, que no deja de ser una toxina con la que hay que tener mucho cuidado, si se concentra en el organismo produce parálisis flácida y puede incluso matar a la persona.

Javier Campillo dijo...

Vas a flipar y vas a pensar que soy un ser humano horrible, pero mira, hay muuuuuuuuchos casos

http://www.dailymotion.com/video/x6rw3t_adiccion-a-la-cirugia-estetica_school


Hay algunos realmente chuuungos.