lunes, julio 07, 2008

Guardando semillas por si llega el fin del Mundo

¿Crees que está cerca el fin del Mundo? No porque lo diga algún absurdo libro místico de alguna religión mayoritaria sino por causas medibles y tan humanas como una guerra nuclear o un deshielo masivo. ¿Crees que podrías sobrevivir alimentándote de potitos vitamínicos sintéticos el resto de tu vida mientras aguantas una depresión de caballo en algún atestado bunker antinuclear? Pues dado que la especie humana es la menos digna de confianza sobre la Tierra y algún día quizás haya que empezar desde cero, el gobierno noruego ha elaborado todo un plan de emergencia por si se diera el caso de que el planeta se quedara sin vida vegetal alguna. Si bien la mitología judeocristiana concibió un enorme barco para evacuar a todas las especies animales, este plan de emergencia ideó un silo acorazado donde se irán guardando semillas de todas y cada una de las especies vegetales del planeta.

El silo estará perforado a 120 m de profundidad en la ladera rocosa de una montaña en el archipiélago de Svalbard, a muy poca distancia del Polo Norte. La construcción dio comienzo en marzo de 2008 y se espera que haya concluido en el invierno de dicho año.



En este ambicioso proyecto ha involucrado desde fundaciones como Global Crop Diversity Trust hasta los departamentos de Obras Públicas y de Agricultura noruegos. Dadas las dimensiones del proyecto, así como de los desastres que pretende evitar deberían implicarse más gobiernos o incluso las Naciones Unidas que, digo yo, para algo tendrán que servir.


En cuanto a las medidas de seguridad creo que tenemos un grave problema y es que Noruega tiene un extraño concepto de lo que es la seguridad. Sabemos a ciencia cierta que se trata de un país avanzado como pocos pero también es el país al que le robaron el famoso cuadro de "El Grito" de Munch en varias ocasiones. Como resultado del último robo del cuadro lo único que hicieron fue colocar una mampara de cristal delante del mismo bajo la cual puedes tranquilamente agarrar el cuadro y llevártelo pues tampoco hay cámaras ni vigilancia alguna. No digamos tampoco nada de la vigilancia que tienen del palacio de su familia real, a la cual cualquier fulano puede espiar a través de sus ventanales desde la calle pegando los morros al cristal y todo. En el caso del silo, aunque esté completamente acorazado y dotado de un circuito cerrado de video las autoridades no han mantenido ningún secretismo sobre su ubicación y el gobierno dice confiar en que sean los lugareños los que, voluntariamente, se ocupen de dar parte a las autoridades sobre cualquier irregularidad. Quizás sean ingenuos o quizás el civismo de esos países no se puede entender en un país de pícaros y ladrones como España.

Espero que este silo pase a la Historia como un miedo pasajero al igual que los refugios antiatómicos que se fabricaban en los sótanos de las casas norteamericanas durante Guerra Fría.

No hay comentarios: