martes, marzo 18, 2008

Hombre mirando al Sudeste vs K-PaX

Quizas haya quienes crean que solo en Turquía y en la India se hacen remakes descarados, por no decir plagios, de películas conocidas y prestigiosas. Sin embargo la verdad es que también la gran industria holywoodiense también ha hechado mano de películas no americanas para ganar millones a costa de las ideas de otros. Desde hace relativamente poco se han hecho populares las versiones turcas e indias de bajisimo presupuesto de películas como E.T., Star Trek, Star Wars, etc. Lo cierto es que estos "remakes" son tan malos que casi ni merece la pena denunciarlos por plagio. La calidad de los mismos es tal que casi tienes que pagar por verlas si no fuera por las carcajadas que producen.

Estos casos podrían verse hasta con cierta condescendencia, con la misma mirada tierna con la que un padre ve como le imita su hijo. Sin embargo el caso ya es más grave cuando esto lo hace una potencia económica, llamese Estados Unidos, Japón o cualquier país europeo. Teniendo en cuenta que cualquiera de esos países tiene un mercado mucho mayor, unas posibilidades de difusión que otros no tienen, unos medios técnicos superiores y actores de más renombre la cosa se empieza a parecer más bien a un abuso en toda regla.

Este es el caso de dos películas, una argentina, Hombre Mirando al Sudeste, realizada por Eliseo Subiela en 1986 con la participación de Hugo Soto y Lorenzo Quinteros, y de su remake no reconocido K-Pax, realizada por Iain Softley en 2001, con la participación de Kevin Spacey y Jeff Bridges. La prueba irrefutable de la desigual competencia entre ambas películas puede verse desde que los actores argentinos no le sonarán a casi nadie y los estadounidenses sí.


Por si alguien no ha visto ninguna de las dos voy a adelantar un poco el tema:

Un hospital psiquiátrico recibe a un paciente nuevo, no se le conocen antecedentes, no tiene documentos, ni carnet de identidad, ni absolutamente nada que demuestre quién es ni de donde viene. Lo único que sabemos es que asegura venir de otro planeta y que está aquí de visita para recopilar información de la Tierra. El psiquiatra encargado de su seguimiento, que estaba pasando por cierta apatía hacia su trabajo ve renovado su interés en el mismo cuando comienza a conocer a tan enigmático personaje. A partir de ese momento comienza una relación que supera la habitual distancia entre médico y paciente. En ese periodo el médico intentará demostrar al paciente que no es un extraterrestre de verdad. El paciente, por su parte, le dará unas cuantas explicaciones que le harán llegar a dudar de su origen así como de los fundamentos de nuestra sociedad pues nada como una visión de fuera de la Tierra para ver a todos los humanos en su extrañeza.


No he puesto el título de la película de esta sinopsis pues es exactamente la misma para las dos, lo cual es un poco sospechoso. Si bien es cierto que el recurso de un extraterrestre para señalar lo absurdo del mundo humano ya se ha utilizado, lo cierto es que en esta película hay tantísimos detalles idénticos que ninguno de los que vio Hombre mirando al Sudeste con anterioridad dudó en calificar de plagio a K-Pax con solo ver las primeras escenas.

El caso actualmente está en los tribunales así que poco más puedo decir.

Juzguen ustedes mismos:

Hombre mirando al Sudeste

HOMBRE MIRANDO AL SUDESTE from GERARDO QUIRINO on Vimeo.




K-PaX

6 comentarios:

Esteban Dublín dijo...

Pensé que nadie había visto esa gran película de Subiela...

Anónimo dijo...

Si, Esteban, parece que los que hicieron K-Pax pensaron lo mismo!

Gran post

Pablo dijo...

Se sabe hace años que están "secos" de creatividad en USA y buscan hacer remakes de todo lo que puedan.

Taker dijo...

Acabo de encontrarme la de 'Hombre mirando al sudeste' y al leer la sinopsis pensé de inmediato en K-Pax que en su momento la vi en el cine, espero este fin de semana poder verla para ver que tan idénticas son.

Saludos!

J.F. dijo...

He vivido engañado hasta ayer mismo, cuando vi Hombre mirando al sudeste. Creía que K-pax era una película inimitable, pero la realidad es que imita a una película inimitable.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias por publicar con tanta claridad sobre este tema, soy un cinéfilo maravillado por la brillante creatividad de esta pelicula de Subiela, y lamento esto del plagio (porque creo que lamentablemente es un plagio). Mas allá del dinero de por medio, tomemos inteligentemente a K-Pax como un homenaje del "primer mundo" a nuestro cine hecho a pulmon y con gran creatividad. Leguy.-