domingo, febrero 17, 2008

Llanfair... etc

Llanfair es el nombre de un pueblo galés de la isla de Anglesey, sin embargo esto no es más que una abreviatura pues el nombre completo es Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch. Su significado es “la iglesia de Santa María en el hueco del avellano blanco cerca de un torbellino rápido y la iglesia de San Tisilo cerca de la gruta roja”. Podríamos decir que este pueblo tiene ese nombre por mera casualidad, como la casualidad que ha hecho que otros pueblos españoles tengan nombres mucho más desafortunados como “Casa del Sapo”, “Ferrol del Caudillo” (bueno, esto no fue casualidad), “Castrilo de Matajudíos”, “Mierdería”...pero en realidad el peculiar nombre de esta localidad solo se debe al interés de sus habitantes, hacia el 1860, por tener el nombre más friky de Gran Bretaña o por lo menos tener el letrero más largo de una estación ferroviaria.


El susodicho letrero presenta su pronunciación más fácil de leer en galés: Llan-vire-pooll-guin-gill-go-ger-u-queern-drob-ooll-llandus-ilio-gogo-goch. Su pronunciación inglesa sería algo así como Clan vira pulth gwinn gith gor gerrick win drob uth clan tay see lee oh go go gok. Así mismo ese letrero es uno de los más utilizados por los turistas para hacerse fotos absurdas que luego cuelgan en fotologs y cosas parecidas. Algo parecido dicen que ocurre con todos los argentinos que visitan la famosa Playa de la Concha en San Sebastián.


La verdad es que debe de ser algún tipo de extraña costumbre galesa eso de intentar superarse entre ellos por el tamaño. También existe un sitio rival en la misma Gales con el nombre de Gorsafawddacha'idrai- godanheddogleddollônpenrhynareurdraethceredigion. Y luego para colmo está el extraño argumento de la película “El inglés que subió una colina pero bajó una montaña”. No sé si estará basada en hechos reales pero sería la prueba de que una extraña competitividad patológica está asolando al pueblo galés desde hace mucho. La película trata de una expedición de cartógrafos enviados por Londres en 1917 para determinar la altura de la montaña de un pueblo de Gales. Dicha montaña era el orgullo del pueblo hasta que los cartógrafos determinan que no tiene la suficiente altura para ser una montaña y, por tanto, no es más que una colina. Esto les toca una fibra sensible a los lugareños que, inspirados por un traumatizado recluta recién regresado de un frente de la I Guerra Mundial, deciden mover cuanta tierra sea necesaria para hacer que su colina alcance la altura necesaria para ser considerada montaña. La idea les viene del recién regresado veterano porque allí en el frente de tanto cavar trincheras llegaban a mover los campos... o eso decía él.

Para más información: http://llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch.com/

No hay comentarios: