sábado, enero 13, 2007

Ya peco yo por tí

Bueno, ya que la cosa en estos días va de curas chisposos ahí va otra más, pero no os acostumbréis que hay que variar un poco.

3 comentarios:

zesar dijo...

Mierda! Yo no sabía que los curas podían auto-perdonarse los pecados!! Eso los hace invencibles, porque pueden regenerarse continuamente -como Picolo- y ahí, con una mano sobar a niños y con la otra darse el perdón eterno!!

Si es que un cura es más peligroso que un bisturí en la mano de un cirujano con parkinson!!!

Luca dijo...

Ya ves, es como cuando violan 25 crios. Según las leyes del Derecho Canónico si un cura viola a un crio no se le debe decir a la policia sino a su superior dentro de su diócesis y, por su puesto, la primera sanción puede consistir, como mucho, en su traslado a otro sitio. Así son de hijos de puta. Por cierto que esto fue expuesto en un libro que trataba expresamente el tema de la pederastía en la Iglesia católica. Un libro que, por cierto, fue corroborado por más de un religioso no enfermo (especie escasa pero respetable).

Mazo dijo...

Este vídeo ya lo había visto yo. Mola, estoy por pedirle un par de favorcillos al cura.