sábado, enero 06, 2007

Escarificaciones, menuda asquerosidad

Afortunadamente esta costumbre tan repugnante no está muy extendida por Occidente aún. La verdad es que creo que ya bastante tenemos con los piersings esos de las narices, los pelos teñidos y las tetas y labios de silicona. Ahora resulta que se pone de moda algo mucho más vomitivo: las escarificaciones.

Esta práctica consiste en la práctica de incisiones en la piel a modo de dibujillos que finalmente dejan cicatrices para toda la vida, como tatuajes pero a lo sangriento, algo así.

A continuación os pongo unas fotuelas sobre esta monstruosidad con la condición de que no hagais estas porquerías:



1 comentario:

Anónimo dijo...

Me gustan las escarificaciones, creo que puede ser un buen elemento estético siempre y cuando la espiritualidad del diseño y la estética corporal no se pierdan de vista.
La sociedad actualmente es hipócrita y tacha o etiqueta a las personas por tener sus propias ideas o gustos diferentes a los demas, por eso no podemos perder el norte y regirnos por el buen gusto. Sin embargo, el que sea capaz de hacerselo en la cara y se sienta orgulloso, olé sus cojones y que les den mucho por culo a los demás.
Ea, ahí os quedaís