sábado, enero 06, 2007

Declaración de la Fundación de Alergia al Trabajo Regional Argentina

La Fundación de Alergia al Trabajo (FAT), una organización sin fines de lucro con sede internacional en Lisboa desde 1992, y que desde marzo del presente año cuenta con su filial en Argentina, tiene entre sus metas promover una campaña contra la adicción al trabajo, un flagelo que causa cada vez más estragos entre nuestros jóvenes. La Fundación ve con preocupación el crecimiento de esta adicción que disgrega a la familia, separa a padres e hijos, es causa de divorcios, erosiona sólidos valores espirituales (como la fiaca, el otium, la molicie, el dolce far niente, la pereza, la abulia) y causa numerosas patologías psico-somáticas (estrés, enfermedades cardiovasculares, cáncer, hartazgo, etc.) así como los más comunes accidentes laborales y enormes desequilibrios sociales y ecológicos. Por ello, ha decidido asistir a las personas que, sobredosificadas por el trabajo, a veces terminan desarrollando alergias que se manifiestan en diversas formas de rechazo y aversión a las obligaciones laborales y profesionales. Algunas de esas formas, como el trabajo a desgana, el ausentismo, el hábito de ingresar fuera de horario al empleo, negarse a estudiar, o permanecer en la cama durante largas horas del día, deben ser estudiadas en cuanto a su potencial terapéutico, como antídoto para prevenir la adicción al trabajo, y rehabilitar a los adictos a la misma.



Creemos que el daño mínimo que pueda provocar esta alergia - que, como casi todas las alergias, es incurable e irreversible- al individuo que la sufre, proviene sobre todo del hecho de ser discriminado en la mayoría de los espacios laborales y profesionales, especialmente en aquellos dominados por adictos confesos.
Según estudios avalados por la Organización Mundial de la Salud, existen en Argentina cinco millones de alérgicos al trabajo, la mitad de los cuales padece fuertes crisis de alergia, al menos una o dos veces por semana . La Fundación recomienda se estudie a esos individuos para determinar qué factores sociales, familiares o hereditarios que provocan la mencionada alergia pueden ser aislados y transmitidos —ya sea por vía pedagógica, ocupacional o genética— a los adictos actuales o potenciales al trabajo, para así poder combatir la temible extensión de este flagelo.

La Fundación se compromete a luchar por el reconocimiento médico de credenciales de alérgico, que protejan a los empleados que necesitan faltar o tuvieron que llegar tarde a sus trabajos a causa de una crisis de alergia. Y sugiere que se extienda un subsidio a toda persona que demuestre, bajo supervisión médica, que su alergia le impida mantener un empleo o cualquier otra ocupación remunerada.
Además de otorgar becas e incentivos a la investigación, los profesionales integrantes de la Fundación coordinarán, desde el presente mes, grupos de autoayuda para todos aquellos que se reconozcan a sí mismos como alérgicos o incluso adictos al trabajo.
La Fundación propone una revisión de las leyes laborales para reducir las horas semanales de trabajo a 15, y asume una posición crítica hacia toda actividad industrial (turismo, programas para el tiempo libre, deporte) que represente cualquier tipo de administración del tiempo propio. Asimismo, se dispone a lanzar una campaña ecologista mundial bajo el lema "Salven al perezoso", por considerar que éste es un animal que se halla en grave peligro de extinción.
Por último la Fundación llama a iniciar los preparativos del Año Internacional del Ocio, en 1998, cuando se cumpla el centenario del Congreso de Bordeaux en que se estableció el Día del Ocio y se propuso la constitución de la primera Internacional Ociosa.

2 comentarios:

pepeantena dijo...

ehh loco le das con un palo a los argentinos, si tuviese q hablar de españoles, no me alcanzarian ni una pagina entera, son asi y no se acuerdan de q gracias a los argentnos y nuestras carnes uds pueden hoy mofarse de lo q son, no es nada personal, pero siempre se creen mejores pero bien q comian de nuestras sobras, eso nomas no maleentender

Luca dijo...

Ey loco, no te lo tomes a mal. A cualquiera le llamaría la atención un movimiento como ese que reivinidica el no trabajar. En España no se forma un movimiento así porque la pereza es ya una parte asumida de nuestra forma de ser.

Si vas a criticar a España mejor haz un blog entero o un portal porque hay kilometros de palabras por escribir sobre esto.

Si te refieres a la carne que Perón mandó a España durante los años 50 la verdad es que eso fue un timo. Argentina mandó carne casi en plan humanitario pero luego Franco la revendió el muy cabrón. Por otro lado una gran parte del crecimiento económico de España en los 60 se debió al dinero que mandaban los emigrantes españoles en Francia, Alemania, Suiza, etc, es decir, el país creció económicamente a base de tener pobres y estar en la ruina.
Luego encima nos dicen que gracias al general Paco ya no estamos en la miseria.

Es cierto q muchos españoles se creen q son la ostia por ser de aquí. Solo los que leen un poco y se enteran acaban decepcionados.