lunes, julio 03, 2006

Teletubbies....el peligro acecha

A continuación os ofrezco un interesantísimo documento elaborado por un curioso y bizarro fanzine que fue a parar a mis manos hace mucho tiempo....pero las imagenes las busqué y las puse yo solito, que conste:
















Los Teletubbies, a simple vista un estúpido programa infantil, pero tras su inocente apariencia se esconde algo serio y oscuro.
Nuestro equipo de investigadores lleva estudiando este fenómeno desde hace tiempo y ha llegado a conclusiones escalofriantes.Una nueva conspiración alienígena?;El instrumento de una secta apocalíptica? Aquí tenéis la verdad.

DEL TUBO CATÓDICO A TU CEREBRO

Los Teletubbies es el único programa infantil que no tiene un fin educativo. Esta falta de mensaje o moraleja podría ser algo que agradecerles, pero este punto positivo deja de serlo cuando nos damos cuenta de que el programa tampoco divierte ni entretiene. Los guiones brillan por su ausencia y los argumentos son del tipo: Un día en el país de los Teletubbies apareció un muro o Un día en el país de los Teletubbies era la hora de las Tubbinatillas. Ambos ejemplos (reales) demuestran que aquí no interesa contar historias ni, por supuesto, chistes.
Los personajes no tienen una personalidad definida y actúan como autómatas bajo las órdenes del narrador. Tal vez el ejemplo de comportamiento que promueven y al que estaremos sometidos en poco tiempo. Serán los seguidores de la serie, los próximos Teletubbies que servirán a un futuro Narrador-Tirano-Dictador? Pronto lo veremos.
Los nombres de los personajes no pueden ser más absurdos: Tinky Winky, Dipsy, Laalah, Po y Nu (la aspiradora que emite sonidos obscenos). Éstos nombres no quieren decir absolutamente nada, y unido al poco sentido que tiene todo lo demás, dejan un vacío perfecto para introducir sus mensajes subliminales que van directos al subconsciente del niño.

REPETICIÓN E HIPNOSIS

La forma de dominar la mente del espectador es mediante la hipnosis. Los Teletubbies es el único programa que se ha emitido dos veces al día a diferentes horas, así el niño recibía dos sesiones de ultraviolencia psicológica, una alrededor de las 8 de la mañana y otra sobre la 1 de la tarde.
La estructura del programa también se basa en esta idea, y decir que es repetitiva es quedarse muy, muy corto. El narrador dice una frase, un Teletubbie la repite y obedece, esto a su vez se repite cuatro veces (los Teletubbies son 4) y de vez en cuando, un Teletubbie dice: Cómo? Para que tengan que repetirle la frase.
En la despedida, el narrador despide a los personajes de uno en uno. Cuando ha terminado, vuelven a salir y los despide de uno en uno otra vez.

Uno de los mejores ejemplos de hipnosis colectiva se pudo ver en un episodio en el que comían sus Tubbinatillas:
Narrador: - Tinky Winky comió sus tubbinatillas muuyy leentameente.
Tinky Winky: - Tinky Winky come sus tubbinatillas muuyy leentameente.- A continuación absorbe de una pagita super larga enroscada al recipiente de las tubbinatillas, hace un ruido asqueroso y eso si, lo hace muy letamente.-
Esto se va repitiendo con cada uno de los personajes, el mismo diálogo y cada vez más lento. Cuando llega el turno de Laalah es aterrador:
Narrador: - Laalah (silencio) comió sus tubbinatillas (silencio) muuuyyyy leeentaameeentee.
-Laalah repite la frase de forma aún más lenta y se gira hacia su comida como un robot y tan lentamente que resulta totalmente siniestro. La expresión y, en especial los ojos de los personajes, son también escalofriantes.
Los que vimos la escena aún tenemos pesadillas.












EL VIDEO DE LA MUERTE

Es el momento culminante del programa, cuando la sutileza y el disimulo dan paso al terrorismo psicológico puro y duro.
De repente aparece un remolino que suelta una especie de polvos (algún tipo de droga alucinógena). Como consecuencia a los Teletubbies les sale una pantalla de tv en la tripa y ponen un vídeo. El vídeo es igual de surrealista que todo lo demás y puede tratar sobre niños que recogen hierva, niños que recogen piedras (normalmente recogen cosas) o que observan a un pájaro. Todo en ambientes campestres. Por supuesto, el vídeo no enseña nada ni tiene mensaje, ni es divertido, pero ahí no está lo fuerte. El vídeo dura un huevo y cuando por fin termina, aparecen de nuevo los Teletubbies y dicen: Otra vez, otra vez!! y ponen el mismo vídeo otra vez desde el principio (!)
(los últimos estudios desvelan que en la repetición del vídeo hay un pequeño cambio imperceptible para el espectador medio como por ejemplo, que un niño diga una palabra más. Éste cambio no da más información ni afecta en nada al resto. Es simplemente un misterio más.)

AMBIGÜEDAD SEXUAL

Está claro que uno de los objetivos del programa es crear confusión en el espectador para así introducir más fácilmente sus mensajes subliminales. Esto también afecta a la inclinación sexual de los personajes.
Un telepredicador americano se quejó de que Tinky Winky era gay por el hecho de ser morado y tener un triángulo en la cabeza. Pues bien, si este razonamiento os parece extraño, la reacción del programa no se queda atrás. (Hablamos de la emisión en España)
En primer lugar a Tinky Winky le cambian la voz y le ponen un bozarrón de macho que da todo el cante comparada con las vocecillas de sus compañeros.
En otros programas Tinky Winky luce un flamante tutú, y su objeto favorito es un bolso de vieja.
Por último, en un programa ya más avanzado nos sorprenden con la siguiente escena:
El tema del programa era Los teletubbies soplan por un matasuegras, pues bién, uno sopla tan fuerte que no para de alargarse y llega donde está Tinky Winky agachado. A que no sabéis dónde le meten con el matasuegras? Sí amigos, la imagen del fálico matasuegras introducido? en el recto de Tinky Winky, y éste moviendo el culo y riéndose era enfermiza.

UN FUTURO ATERRADOR















Como se veía venir, los Teletubbies se han convertido misteriosamente en un fenómeno social. A nadie le llama la atención sus obscenos movimientos de barriga, los conejos vivos que pululan por los escenarios y que parece que los van a pisar, ni el sol con cara de niño poseído que grita de forma extraña. Dónde están ahora los padres que censuraron Bola de dragón? Menudos ignorantes. Ellos no saben qué dicen o qué hacen esos personajes tan graciosos que aparecen en las camisetas, mochilas y demás merchandising que compran a sus hijos. Y la realidad es que ni dicen ni hacen nada, toda esa atracción está en sus pequeñas y torturadas mentes, y ya no hay marcha atrás. Nos espera una futura generación de asesinos en serie-nazis-sodomitas-adoradores de satán. Y sus padres no podrán hacer nada porque ya será tarde.
Quién es la mano negra que dirige toda esta operación para dominar el mundo? Quién se esconde bajo esos trajes y oculta sus verdaderos nombres?;Por qué el director de los vídeos se hace llamar Peter Tubbie? Seguiremos informando.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Siempre pensé que era un programa muy turbio. Lo habré visto un par de veces y parece que sientes que la cabeza se te desprende del cuerpo. Luego la gente me toma por loco si digo que el niño del sol se parece a Bertín Osborne.