jueves, diciembre 01, 2016

Drapetomanía, la enfermedad de los esclavos libres

Para todos es sabido que la ciencia tiene siempre la última palabra. Esto es así porque, a diferencia de la religión, esta se actualiza constantemente admitiendo sus errores cuando estos chocan con la realidad o simplemente por ser producto de los prejuicios y la estupidez de quienes formulan sus teorías.


Samuel A. Cartwright fue un médico de los EEUU que desarrolló sus teorías durante la primera mitad del siglo XIX, es decir, en la época en la que la nación americana se debatía entre la esclavitud de los negros y el abolicionismo.

Por aquellos tiempos era muy común enterarse de que algún esclavo había huído de una u otra plantación, algo que, como era de esperar, se daría cada vez con más frecuencia a medida que diversos estados iban aboliendo la trata de seres humanos. Debido a que la mentalidad esclavista así lo había inculcado, todos o una gran mayoría de personas de la élite anglosajona entendían que los negros no eran prisioneros sino directamente objetos. Esta idea estaba tan enraizada en la sociedad que incluso era algo normal entre personas de la comunidad científica del momento, y a Samuel A. Cartwright le tocó ser el ejemplo más claro.

Fue por esta razón que Cartwright entendió que el fenómeno de los esclavos que huían de las plantaciones no era un producto de su voluntad de ser libres sino una simple enfermedad. La Drapetomanía, que en griego quiere decir locura del fugitivo, fue clasificada como la única causa de las huídas de esclavos. Para que nos hagamos a la idea de con qué tranqulidad se argumentó esta falsa enfermedad tenemos los escritos del propio Cartwright en el tratado Enfermedades y peculiaridades de la raza negra:

Si el hombre blanco trata de oponerse a la voluntad de Dios, intentando hacer del negro algo más que un ser sumiso con la rodilla hincada (lo que el Todopoderoso declaró que debía ser) intentando elevarlo al mismo nivel que él; o si abusa del poder que Dios le ha dado sobre otro hombre siendo cruel o castigándolo presa de la ira, o descuidando su protección frente a los abusos arbitrarios de los demás sirvientes y todos los demás, o negándole las necesidades y comodidades comunes de la vida, el negro se escapará; pero si [el propietario] mantiene [a su esclavo] en la posición que hemos aprendido por las Escrituras que debe ocupar, esto es, en posición de sumisión; y si su dueño o capataz es bondadoso y misericordioso al escucharle, aunque sin condescendencia, y al mismo tiempo le suministra sus necesidades físicas y lo protege de los abusos, el negro queda cautivado y no puede escapar.


Un tipo muy sano según Cartwright


Es desconocida para nuestras autoridades médicas, aunque nuestros hacendados y capataces conocen bien su síntoma diagnóstico, el absentismo del trabajo [...] Para observar esta enfermedad, que hasta hoy en día no ha sido clasificada en la larga lista de males a los que está sometido el hombre, se hace necesario un nuevo término que la describa. En la mayoría de los casos, la causa que induce al negro a evadirse del servicio es tanto una enfermedad de la mente como otras especies de alienación mental, y mucho más curable por regla general. Con las ventajas de un consejo médico adecuado, si se sigue estrictamente, este comportamiento problemático de escaparse que presentan muchos negros puede prevenirse por completo, aunque los esclavos se hallen en las fronteras de un estado libre, a un tiro de piedra de los abolicionistas.


Un enfermo necesitado de ayuda según Cartwright


Si son tratados con amabilidad, bien alimentados y vestidos, con suficiente leña para mantener ardiendo toda la noche un pequeño fuego--separados por familias, cada familia teniendo su propia casa--no permitiéndoles correr de noche para visitar a sus vecinos, recibir visitas o beber licores embriagantes, sin hacerlos trabajar en exceso ni exponerlos demasiado a la intemperie, ellos son fácilmente controlados--más que otros pueblos en el mundo. Si cualquiera o varios de ellos, en cualquier momento, están inclinados a levantar sus cabezas al mismo nivel que su dueño, o capataz, la humanidad y su propio bien precisan que sean castigados hasta que caigan en el estado de sumisión que les fue destinado ocupar. Ellos solamente deben ser mantenidos en ese estado, y tratados como niños para prevenir y curarlos de la fuga.

Por si alguien se lo había preguntado, este estudio jue ampliamente difundido sobretodo en el sur de los EEUU, aunque no faltaron tampoco quienes se rieron abiertamente de semejante estupidez.

miércoles, noviembre 30, 2016

Escatomancia, la técnica de adivinación más asquerosa del mundo

De todas las extrañezas surgidas en el oscurantista mundo de los adivinos, astrólogos y demás, la escatomancia es quizás la disciplina más extraña. Por si alguien no había sospechado de qué trata, la escatomancia es, en pocas palabras, la adivinación del futuro por medio de los excrementos.


Dado que los señoritos de Google se han vuelto tan finos me veo obligado a usar esta inofensiva imagen para que os hagáis a la idea de esta práctica din que peligre mi blog.

Si por alguna razón habías pensado que esto se trataba de algún tipo de turbio culto satánico o de alguna parafilia enfermiza, te aclaro que no tiene nada que ver.


En el antiguo Egipto faraónico era, de hecho, una práctica muy común el intento de adivinación del porvenir por medio de las heces fecales. Utilizando a escarabajos peloteros, esos insectos que amasan bolas de fecales con el fin de atraer a las hembras de su especie, los escatomantes analizaban la forma y el tamaño de dichas bolas con fines adivinatorios.


Este hombre, de quien solo se han facilitado las señas SS Singh, es el más moderno exponente de esta técnica. Ha sido dado a conocer al mundo por medio del programa de televisión estadounidense Journey To Planet Sanity, una especie de serie documental en la que entrevistan a brujos, obsesionados de los OVNIs, etc en clave de humor.

Sin embargo, y aunque el obsetivo del programa sea hacer reír, los insólitos personajes que en este aparecen son absolutamente reales.


Tan reales, insisto, como el pedazo de excremento humano que S.S. Singh analiza olfativamente en esta foto.

sábado, noviembre 05, 2016

La moda nauseabunda de los homúnculos


Algunos adolescentes esperan encontrarse algo así tras correrse dentro de un huevo de gallina.

Desde hace poco se ha estado difundiendo una nueva moda en Internet, la moda de crear un homúnculo en casa con materiales asequibles. ¿Qué es un homúnculo? Según la Wikipedia un homúnculo es un hombrecillo, o al menos su traducción del latín, homunculus, lo describe como una versión pequeña de un ser humano. Se trataría, por tanto, de una réplica humana, de una creación humana, el acto de engendrar a algo parecido a un nuevo ser humano de un modo artificial. Y digo bien, no se trataría de un ser humano con todos sus atributos sino de una versión que dejaría mucho que desear. 


Así es, los colombianos hacen tutoriales de Photoshop y los rusos de esto.

La nueva costumbre entre youtubers de diverso pelaje y procedencia comenzó con un vídeo casero perpetrado desde Rusia. Allí un anónimo que jamás muestra su cara, describe el proceso y lo ejecuta ante la cámara. El proceso es simple, el engendrador de la criatura extrae por métodos onanistas un poco de zumo de hombre, para que nos entendamos hablo de semen. Mete dicha simiente en una jeringa, abre un pequeño orificio en un huevo, introduce el fluido, lo cierra y mantiene el huevo durante unos diez días en algún lugar cálido. 

Pasado el periodo de gestación, nuestro intrépido amigo ruso saca el huevo del lugar donde lo tenía guardado y lo abre. 

Es entonces cuando tras cada trozo de cascarón se va viendo una mezcolanza de fluídos babosos de un desagradable color verdoso. 

Con unas pinzas el progenitor extrae lo que parece una especie de cosa rara semejante a un feto mal hecho. Al poco de extraerlo el elemento, criatura o llamémoslo x comienza a moverse, momento en el que muere aplastado por un enorme diccionario, movido por su asustado "padre".

Como dije antes, esto ha motivado a que una generación entera de raritos con cuenta de youtube descarguen su elemento vital en jeringas desde las que luego lo inyectan en lo que sus sacrificadas madres esperaban que fuera la cena. Huevos pochos por aquí, yemas verdosas por allá... hasta hubo uno que por no querer esperar metió el huevo en el microondas y lo sacó solido y de color verde oscuro. El muy depravado encima comió un poco para ver que sabe.

Aquí el vídeo:


Yo sinceramente creo que todo es una farsa, que si acaso el huevo estaría medio fecundado y lo que este capullo hizo fue algún tipo de crueldad con un feto de pollo y punto. Aún así Internet se ha plagado de frikis que meten cucarachas y cosas raras en huevos y dicen haberlos engendrado ellos.

¿Cuál es el origen de esta aberrante costumbre? Aunque muchos no lo creáis, el origen está en las oscuras elucubraciones de un científico suizo nacido en el siglo XV. 



Este señor de ternescas proporciones es Theophrastus Phillippus Aureolus Bombastus von Hohenheim, más conocido en el mundo entero como Paracelso. He dicho bien antes cuando lo anuncié como científico pues es sabido que en aquellas épocas lera muy difícil distinguir donde empezaba la magia y donde acababa la ciencia o al revés. Era pues Paracelso un alquimista obsesionado con encontrar los principios generadores de toda vida en los elementos de la naturaleza tales como piedras y otros materiales bastante básicos.

De entre todas las cosas que hicieron a Paracelso una persona célebre estuvieron las de ser pionero en la defensa de la higiene personal como fuente de salud o el estudio de enfermedades como la sífilis. Sin embargo, su más bizarra aportación fue la del concepto de homunculo, una especie de ser humanoide de unos 30 cm de alto, falto de voluntad y que nacería de mezclar mercurio en una bolsa de estiercol junto con pelo o piel de animal o persona del cual el homúnculo sería un híbrido.

Durante un tiempo el concepto de homúnculo se siguió alimentando de especulaciones extrañas como la de que estos surgían al caer semen de ahorcado sobre raíces de mandrágora. Es evidente que hay una vinculación entre el aspecto humanoide de esta raíz con dicha idea.


Lo que no me queda claro es qué puede motivar a condenado alguno a ponerse a eyacular en momentos tales como estar apunto de ser ahorcado bien el momento mismo de su muerte.

Una vez germinado el homúnculo, este debía ser desenterrado al amanecer de un viernes por un perro negro y, posteriormente, lavado con leche y miel, aunque según algunos, con sangre para así alimentarlo y que concluyera su desarrollo. El resultado sería un humano en miniatura que protegería a su dueño para siempre.


Pero la cosa no quedó aquí, en el siglo XVIII, el germano Doctor David Christianus, determinó que para crear un homúnculo era necesario inyectar semen humano en un huevo de gallina negra y enterrarlo en estiércol el primer día del ciclo lunar de Marzo. El resultado sería, de nuevo, un pequeño esclavo sin voluntad que protegería a su dueño a cambio de que este lo alimentara de semillas de lavanda y lombrices.

Yo la verdad es que llegados a este punto me pregunto en base a qué elucubraban recetas tan elaboradas si bien estas eran tan imposibles. ¿En qué se basaban? Yo puedo entender que en esa época creyeran que por juntar elementos con los que se generan nuevas vidas, semen, estiércol, huevos, etc, creyeran que de ahí surgiría algo, pero determinar incluso el comportamiento y la dieta de la supuesta criatura resultante yo ya no se de dónde lo sacaron.


El término homúnculo volvió a aparecer en 1694 cuando el científico Nicolas Hartsoeker creyó ver unos pequeños seres en las cabezas de los espermatozoides y que él pensó que serían versiones diminutas del ser a engendrar.

La inseminación, por tanto, sería solo el proceso de meter uno de estos homúnculos en la hembra en cuestión para que allí creciera. Lo cierto es que esta teoría se caía por su propio peso incluso en aquel entonces pues si el espermatozoide llevaba consigo al siguiente ser en miniatura y lo único que debía hacer era crecer, ¿cómo se le inoculaban los rasgos de la madre? ¿cómo era posible que hubiera personas que se parecieran más a su madre que a su padre?

En cualquier caso esta idea generó toda una corriente conocida como la de los espermistas, los cuales, todo sea dicho, al menos dieron la primera teoría acerca de porqué son necesarios dos individuos para concebir. Al final esta elucubración fue desmentida por una sencilla razón, si el homúnculo era un ser en miniatura con el tamaño como única diferencia con un ser plenamente desarrollado, este también debía portar esperma lleno de homúnculos. La reducción hacia una absurda infinitud de pequeños humanos infinitesimales dio al traste con esta idea.

Llegados al siglo XX los únicos homúnculos que la ciencia conoce, describe y usa, son los homúnculos sensitivos y motores. Esta vez no se trata de monstruosos experimentos con tiránicas intenciones sino unos simples aunque grotescos esquemas de la relación del cerebro con el cuerpo humano.


En el caso de arriba vemos la representación cortical del homúnculo, en la cual se muestra extendido sobre la corteza cerebral mostrando qué parte de esta controla cada zona del cuerpo.


Y aquí las representaciones de la importancia de cada parte del cuerpo en un humano, siendo más grandes cuanta más sensibilidad o propiocepción tengamos de cada zona.

¿Por dónde íbamos? Ah, sí, las guarradas que están haciendo por ahí los youtubers. Bueno, si queréis adentraros en el maravilloso mundo de hacer guarradas con lefa y huevos, si queréis una excusa pseudocientífica para haceros pajillas o si simplemente vuestras vidas son inquietantemente vacías os animo a crear vuestro propio ejército de homúnculos. Eso sí, tened cuidado de que nadie en vuestra casa confunda el huevo polinizado por vuestro afán de conocimiento o esa noche igual cenáis huevos fritos con semen y cosas raras.

Aún así me veo en la obligación de recordaros una cosa, si los cruces entre tigres y leones, entre burros y caballos y en general entre especies muy cercanas dan lugar a individuos defectuosos o moribundos, o incluso de nada en absoluto cuando se trata de especies más lejanas entre si, no esperéis que de un huevo de ave y vosotros salga algo mucho mejor.

Perspectiva de quienes hacen el experimento del homúnculo


Realidad


lunes, octubre 31, 2016

Beth, la niña psicópata


Esta niña de aquí es Beth Thomas, y con esa misma cara angelical de ojos azules que estás viendo, perpetraría algunos de los más sádicos asesinatos y torturas conocidos por la ciencia psiquiátrica. 

Nacida en un hogar desestructurado, o mejor dicho, estructurado en un sentido infernal, Beth sería encontrada junto a una caja de cereales que habría sido su único sustento desde hacía tiempo. Su hermano Jonathan, estaba junto a ella en una cuna. La cabeza del niño presentaría una malformación en el cráneo, el cual se había aplanado ya que nunca fue colocado en otra postura más que la de estar acostado. Aparte de esa desatención, y los restos de orina y heces fecales que los inundaban, lo peor de todo no serían los actos que sus padres omitieron hacia ellos sino los que en verdad cometieron.

Los dos hermanos fueron puestos a disposición de los servicios sociales estatales, los cuales asignaron a estos a un matrimonio de metodistas que no podían tener hijos. Parecía que todo era correcto y que sus padres adoptivos les brindarían una vida feliz a los niños, sin embargo pronto el matrimonio se daría cuenta de que algo no andaba bien. Beth no solo no paraba de pellizcar y patear a su hermano pequeño sino que en ocasiones llegó a intentar matarlo con un cuchillo. La niña no era presa de ninguna rabieta desmedida ni mucho menos, por el contrario manifestaba una total y absoluta falta de rabia, lo que hacía lo hacía desde la más profunda frialdad.
`

Beth no solo intentaba matar a su hermano con un cuchillo, también le infligía todo tipo de patadas, pellizcos y demás en sus genitales, le clavaba alfileres, cosa que también hacía con todo tipo de animales. Tenía constantes pesadillas que la despertaban constantemente. Durante algunas entrevistas ella narraba con total frialdad el mal que le gustaba imponer a los demás y aseguraba, sin tapujo alguno, que quería matar a toda su familia. Todo esto tenía una causa y es que tras morir su madre cuando ella tenía un año de edad, ella y su hermano quedaron a cargo de su padre, un ser despreciable que sometía a Beth, siendo esta aún un bebé, a todo tipo de abusos sexuales, físicos y psicológicos.

Era obvio que la niña debía recibir algún tipo de tratamiento psiquiátrico, y fue así como fue diagnosticada de un trastorno reactivo del apego. No se la diagnosticó con psicopatía pues dicha enfermedad, según la medicina, no aparece hasta la edad adulta, aunque hay cierto debate sobre el tema.

Los especialistas decidieron internar a la niña y esta pasó prácticamente toda su vida bajo terapia, la cual incluía vivir bajo un estricto control más allá de lo soportable para una persona normal. Entre otras cosas Beth tenía que pedir permiso para beber agua, ir al baño o hacer absolutamente cualquier cosa. Desconozco de qué manera tal tratamiento pudo influir en que la paciente acabara generando empatía y lazos afectivos en general.

Sin embargo, por extraño que parezca, Beth Thomas acabó superando su enfermedad mental y hoy en día no solo ha dejado atrás todo tipo de conducta psicopática sino que, además, es una enfermera que trabaja como voluntaria ayudando a niños víctimas de abusos.


No suele gustarme hablar de historias bonitas pero a veces uno se topa con alguna como esta.

Si quieres ver la entrevista completa, puedes darle Play al siguiente vídeo:

sábado, agosto 06, 2016

Los hombres que se excitan disfrazándose de muñecas de goma inquietantes


Todos sabemos ya de las Real Dolls, esas muñecas de látex tan perfectas a nivel visual y táctil que muchos hombres han acabado sustituyendo a las mujeres reales por estas. De estos aficionados a las mujer con carne de polímero están los enfermos que hasta acaban viviendo en una fantasía donde las muñecas están vivas. Les preparan la comida, les hablan, las peinan y hasta alguno hay que se casó con una de ellas.


Sin embargo hace poco supe de la existencia de tipos que dan un paso más en esta filia. Se trata de algo que si bien a más de una persona le hará gracia a mi personalmente me parece de lo más inquietante, las Rubber Dolls.



Se trata de hombres que se sienten realmente excitados sexualmente ya no por tener pseudo-sexo con muñecas de látex sino por disfrazarse y ser como ellas.


Leotardos de goma con culos abombados y camisetas de la misma textura con tetas gomosas son parte de sus atuendos. Pero lo más tenebroso de todo son sin duda sus máscaras con ojos falsos y maquillaje de Drag Queen que personalmente me recuerdan a la típica película de terror en la que algún chiflado de la América profunda hace cositas raras con la piel de sus víctimas.


Bienvenido a mi pueblo perdido de Texas cariño

La extraña filia de las Rubber Dolls no está vinculada necesariamente con la homosexualidad, de hecho parece ser que lo que más abunda aquí son hombres heterosexuales casados y con hijos. Y no, no creo que se traten de los típicos gays frustrados que llevan una doble vida para que los homófobos no les hagan el vacío en el coro de la Iglesia. Si tuvieran esa clase de problemas, pienso yo, que también ocultarían su pasión por el látex.


Parece una escena de un programa de sustos con cámara oculta en el que el de amarillo es la víctima... pues no, es un día normal en su vida

Pese a lo que aún mucha gente creerá, la verdad es que las parejas (mujeres) de estos tipos lo llevan bastante bien y hacen vida normal con sus hombres sudando su hombría bajo el calor que dan estos trajes. Por si fuera poco tampoco es extraño toparse con tipos así vestidos por la calle, pero por supuesto estamos hablando de una costumbre que está aflorando en los EEUU y, allí, es muy común cruzarte con gente bastante extraña visualmente.

viernes, agosto 05, 2016

Tres capítulos de Dimensión Desconocida


¿Hartos de las aburridas superproducciones cinematográficas atiborradas de efectos especiales, movimiento y tonterías modernas pero carentes de cualquier tipo de interés? No os preocupéis, siempre nos quedarán los clásicos, y aquellos como yo, que no nos rasgamos las vestiduras si hay que ver algo en blanco y negro, con doblaje latino o con un desarrollo un tanto lento, siempre podremos recurrir a auténticas joyas casi olvidadas como Dimensión desconocida.

Dimensión desconocida, conocida en Latinoamérica con diversos nombres siendo la original The Twilight Zone, o La Zona Crepuscular, fue una serie de televisión estadounidense de ciencia ficción, fantasía y terror que se mantuvo en emisión desde 1959 hasta 1964. Obviamente estamos hablando de una serie ya antígua, y que como dije antes está en blanco y negro, y no hace alarde ninguno de efectos especiales pues muchas veces ni lo necesita.

Aquí lo que importa es la historia, una gran carencia que en el cine norteamericano de ciencia ficción está brillando por su ausencia desde hace algún tiempo, como también están brillando por su ausencia los seguidores de cada nueva producción.

A más de uno le resultarán familiares muchas de las historias mostradas y es que esta serie fue tan importante que acabó siendo referencia obligada para guionistas de cine y televisión durante mucho tiempo.

A continuación un breve resumen de tres capítulos que a mi personalmente me gustaron bastante.

ATENCIÓN SPOILER

Para servir al hombre


La humanidad por fin entra en contacto con una civilización extraterrestre. Los visitantes, cuya llegada es mostrada con escenas de otras películas de la época como la llegada de la nave de Ultimatum a la Tierra o de La Tierra contra los platillos volantes, es seguida por las autoridades de todo el planeta. En una sesión de una comisión de Naciones Unidas, con presencia de EEUU, Francia, Argentina, Japón y la Unión Soviética, hace acto de presencia un emisario de los alienígenas. Se trata de un hombre calvo de dos metros con un craneo muy abombado y que se comunica por medio de telepatía.


Los extraterrestres, llamados Kanamitas se muestran como hermanos que vienen con la única intención de ayudarnos. Plantean que ayudarán a la humanidad contra el hambre y la enfermedad pero que para ello esta ha de desarmarse. Los gobiernos de todo el mundo comienzan a desmantelar parte de sus ejércitos mientras reciben tecnología que da energía barata y que convierte los desiertos en campos de cultivo. Algunos humanos temen que esto no sea sino un Caballo de Troya y que tras tanta ayuda puedan esconderse intenciones de conquista, por lo cual se afanan en traducir un libro que el emisario alienígena dejó olvidado en la ONU. No hay nada que temer, la traducción de su título es "Para servir al hombre".


Mientras, como parte de la nueva alianza, comienzan a desembarcar más Kanamitas mientras muchos humanos viajan hacia su planeta. Al final, uno de estos humanos, miembro de una comisión del gobierno, es interrumpido mientras embarcaba por los gritos de su mujer que le dice que todo es una trampa. Él intenta volver pero es embarcado a la fuerza y es que "Para servir al hombre" no quería decir que fuera para ayudarlo sino para servirlo como banquete.


Sí amigos, la influencia en el primer especial de Noche de Brujas de Los Simpsons es más que evidente.

La niña perdida


Un matrimonio está durmiendo por la noche en su habitación hasta que oye la voz de su hija que les llama desconsoladamente. El padre piensa que se ha desvelado y que quiere que la arropen pero al ir a la habitación ve que esta no está por ninguna parte. Su mujer también la busca y no la encuentran. En un momento dado, su perro va en busca de la niña y se mete bajo la cama desapareciendo del mismo modo misterioso. Comienzan a desesperarse y llaman a un amigo, el cual acude lo más pronto posible en su ayuda. Este les dice que retiren la cama de donde está y al palpar la pared que había tras esta, ve como su mano se hunde, se trata de un portal interdimensional por el que la niña y el perro cayeron.


A lo largo del capítulo el padre intentaría encontrar a su hija en esa dimensión paralela, que para mal de ambos, se muestra confusa, caleidoscópica y mareante, es una especie de escenario donde todo parece moverse y experimentar diferencias de volumen y posición de un modo desconcertante. Finalmente logra agarrar a la niña y al perro y vuelve de un tirón. Por suerte lo hizo a escasos segundos de que el portal se cerrara.


En efecto, yo pensé lo mismo.

Gente pequeña


Dos astronautas, William Fletcher y Peter Craig, hacen una parada técnica en un planeta desértico. Durante el tiempo en que dura su estancia en ese mundo la personalidad del copiloto, Craig, se va haciendo más irritante para su superior. Es un tipo megalómano, vago y con aires de superioridad, su mayor sueño es ser un dios ante el que millones se arrodillen cuales esclavos. De vez en cuando este se va a explorar la zona durante horas sin decir nada de lo que ha visto. Más adelante, ante la insistencia de su comandante, Fletcher, muestra lo que encontró, un mundo en miniatura exactamente igual a la humanidad, bueno, más bien igual que los EEUU en los años 50, pero en cualquier caso un mundo civilizado y tecnológico a una escala en la que un camión sería del tamaño de una semilla. Las reparaciones de la nave continúan pero Craig prefiere quedarse en ese planeta al ver que solo ante la gente diminuta se podrán cumplir sus deseos de ser un dios. Fletcher lo deja allí no sin compadecerse de ese pueblo pero, al poco de quedarse solo, Craig se ve ensombrecido por algo. Son dos astronautas gigantescos, dos moles enormes que al igual que él y su compañero llegaron a ese planeta también por problemas técnicos.

Uno de estos titanes agarra a Craig con curiosidad ante los gritos de este que asegura ser un dios. Sin querer lo aplasta con sus dedos y lo tira por ahí sin mostrar el más mínimo interés.


¿Influencias? Yo de momento solo se del capítulo del especial de Halloween de los Simpsons número VII en el que Lisa creaba un mundo entero en una de sus muelas. Y como precedente, obviamente está Gulliver.

miércoles, agosto 03, 2016

La montaña rusa de la eutanasia



Chantal Sebire, mujer francesa cuyo tumor cerebral fue creciendo dentro de su cabeza destrozándola completamente, de manera irreversible e incurable. Exigió su derecho a morir dignamente al Gobierno francés o si no optaría por suicidarse ella misma, opción que finalmente tomó.

La eutanasia sigue siendo un tema polémico en un gran número de países aunque, a mi juicio, es cuestión de tiempo que este derecho se reconozca. Este se basa en el acto de acabar con la vida de un ser humano por deseo expreso de este. Una persona puede pedir que se aplique su derecho a la eutanasia cuando está materialmente incapacitada para disfrutar de una vida con cierta dignidad debido a disfunciones o enfermedades muy graves e incurables.

La eutanasia choca frontalmente con los criterios morales y religiosos de muchas sociedades pero también con la legalidad más básica de los codigos penales y deontológicos de una gran cantidad de naciones y profesiones. Esto es debido a que en casi todo el planeta está penado el matar, así como es también una prohibición expresa del Juramento Hipocrático.


Dentro de los partidarios de la Eutanasia hay un hombre, un artista e ingeniero lituano con un nombre ridículo, Julijonas Urbonas, el cual inventó una curiosa máquina para practicar la eutanasia, la Euthanasia Coaster.

Inspirado por un trabajo que tuvo en un parque de atracciones, Urbonas diseña su obra como una compleja Montaña Rusa de dimensiones y formas un tanto extremas.


El trayecto comenzaría con la entrada en el tren, el cual tendría capacidad para 24 personas. El trayecto inicial sería un ascenso de 510 metros en dos minutos, apartir de ahí el tren descendería en caída libre otros 510 metros a una velocidad de 360 km/h. El resto del trayecto sería en unos giros muy cerrados de unos 60 segundos cada vez más reducidos y en los que la fuerza acumulada en el tren por la velocidad de caída se acabaría concentrando en los pasajeros. Tras el séptimo giro, los pasajeros estarían muertos y sus cadáveres serían extraídos por un personal especial.


La causa de la muerte sería la hipóxia cerebral prolongada, o insuficiencia de oxígeno en el cerebro. Antes de esto se producirían otros efectos como son la pérdida de visión del color así como la visión de tunel.

El proyecto fue exhibido en la exposición HUMAN+ en la Science Gallery de Dublín en 2011 y suscitó enormes preocupaciones entre los detractores del derecho a morir dignamente.

Yo personalmente creo que es solo cuenstión de tiempo que ingenios de este tipo sean construídos e implementados en un tiempo futuro en el que la muerte digna asistida sea algo aceptado y desdramatizado. Eso sí, pasará mucho tiempo para eso y el principal obstáculo, como siempre, serán los adeptos a la Iglesia, los mismos que dicen que un paquetito microscópico e informe de células es un bebé.